El descenso de las exportaciones de Japón se moderó en junio en una señal de que la tercera economía mundial a comenzado a recuperarse después del desastre del 11 de marzo, a causa de un terremoto y un maremoto.

El Ministerio de Finanzas dijo el jueves que las exportaciones declinaron 1,6% en junio con respecto al año previo después de bajas de dobles dígitos tanto en abril como en mayo. Las importaciones aumentaron en 9,8%.

La balanza comercial regresó a un superávit de 70.700 millones de yenes (898 millones de dólares) por primera vez en tres meses.

Las exportaciones son un componente vital de la economía japonesa, que estaba viendo una naciente recuperación cuando ocurrieron los desastres. El terremoto y el maremoto averiaron o destruyeron muchas fábricas del litoral nororiental del país que proveían partes vitales para las empresas.

Los principales sectores de la economía japonesa, los automóviles y autopartes mejoraron mientras las empresas se esfuerzan por restablecer su producción. Por ejemplo, el valor de los vehículos exportados bajó 12,5% en el mes. La cifra se compara con un declive de 39% en mayo y la caída de 67% en abril.

La planta nuclear de Fukushima Dai-ichi, que fue dañada por el maremoto, provocó preocupaciones por el suministro energético e hizo que el gobierno ordenara a los grandes usuarios como las fábricas y edificios de oficinas a reducir 15% su consumo eléctrico en días laborales hasta el 22 de septiembre.

En medio de las preocupaciones por el impacto de la restricción en la economía, la industria automotriz respondió cambiando a sábado y domingo su producción, con descansos en jueves y viernes.

Las exportaciones con China, el principal socio de Japón, aumentaron 1,2% mientras los embarques hacia Estados Unidos bajaron 6,1%.