Andy Schleck comandó un sensacional ataque en los Alpes para ganar el jueves la 18va etapa del Tour de Francia, una exhibición de arrojo que le dejó a un puñado de segundos de la camiseta amarilla de líder general y virtualmente sepultó las esperanzas de Alberto Contador de conquistar un cuarto título.

El luxemburgués Schleck atacó a sus principales rivales en el segundo de los tres duros ascensos de la jornada y aguantó hasta llegar al techo más alto de la ronda gala en sus 108 años de historia: el mítico pico de Galibier.

No fue el único corredor que mostró agallas. El francés Thomas Voeckler se las arregló como pudo para retener la camiseta amarilla al término del tramo de 205 kilómetros entre la localidad italiana de Pinerolo y Galibier.

Las aspiraciones del español Alberto Contador de ganar el Tour por cuarta vez prácticamente se esfumaron con un pésimo último ascenso y cruzó la meta muy rezagado de Schleck.

Contador no tuvo reparos en declarar que sus posibilidades eran remotas: "es ya prácticamente imposible", sentenció.

"No ha sido un buen día, las fuerzas no me han respondido en los últimos 10 kilómetros, tenía una flojera increíble, no sé a qué se habrá debido", añadió.

Después de quedar segundo en las dos ediciones anteriores del Tour, Schleck salió a correr en busca dar el golpe definitivo sobre la mesa y lo hizo de una forma audaz al cronometrar un tiempo de 6 horas, 7 minutos y 56 segundos.

"Esto lo tenía en mente desde ayer y se lo hice saber al equipo. No iba a llegar cuarto en París", declaró Schleck en alusión a su ubicación en la tabla general al comienzo de la etapa. "Avisé que iba a arriesgarlo todo y me salió bien".

"Es mi personalidad: no tengo miedo a perder", dijo. "Mañana será otro día y espero estar con la camiseta amarilla".

Al lado de Schleck estaba Voeckler. El francés, que reiteradamente ha dicho que no aguantará el tren como líder, fue irónico al escuchar a su rival: "Será tuya", dijo sobre la camiseta.

Frank Schleck entró segundo el jueves detrás de su hermano, con un retraso de 2 minutos y 7 segundos. El australiano Cadel Evans llegó tercero, a 2:15.

Voeckler entró quinto, a 2:21, y su margen sobre Andy Schleck es de apenas 15 segundos. El mayor de los Schlecks está tercero en la general, a 1:08 atrás. Evans se encuentra cuarto, a 1:12.

"Por favor, déjenme respirar", dijo un exhausto Voeckler a los periodistas en la meta. "A 2.650 metros no hay mucho oxígeno".

Contador fue el gran derrotado de la jornada: 15to y a 3:50 atrás en la etapa. Se encuentra a 4:44 de la punta y séptimo en la general.

"Andy ha jugado sus bazas de manera inteligente", dijo Contador. "Metió compañeros en la escapada y ha hecho una gran etapa, hay que darle la enhorabuena".