El delantero Roque Santa Cruz y el lateral Aureliano Torres están descartados por Paraguay para la final de la Copa América el domingo contra Uruguay, confirmó el jueves el presidente de la Asociación del Fútbol Paraguayo, Juan Angel Napout.

Luego de dos partidos que se fueron a penales, Paraguay tiene la enfermería llena de cara el encuentro en el estadio Monumental: Santa Cruz empeoró de un desgarro y se había autodescartado tan pronto terminó la semifinal del miércoles en que superaron a Venezuela en una definición por penales; y Torres tiene una lesión en el muslo izquierdo.

Además, el delantero Nelson Haedo Valdez y el volante Edgar Barreto acusan fatiga muscular en las piernas, y el suplente Elvis Marecos tiene una fisura en una costilla, anunció la delegación paraguaya.

"En medio de la alegría por jugar una final, el plantel está con mucho desgaste físico porque viene de jugar dos partidos seguidos con tiempo suplementario (ante Brasil y Venezuela) y, además, con definición por penales", dijo Napout en una entrevista con la radio Primero de Marzo, de Asunción.

Paraguay tampoco tendrá en la banca a su técnico Gerardo Martino ni a su asistente Jorge Pautasso, ambos expulsados del encuentro con Venezuela por participar en altercados. El segundo asistente, Adrián Coria, estará en la banca.

La última vez que Paraguay ganó la Copa América fue en 1979, coincidentemente, en partido disputado en Buenos Aires frente a Chile. Antes, en 1953 en Lima consiguió su primera consagración.

Napout le salió al paso a las críticas a la Albirroja por haber llegado a la final sin haber ganado un solo partido, ya que empató sus cinco encuentros.

"Algunos comentarios dicen que Paraguay llega a esta final sin haber ganado, yo digo que llega a la definición sin haber perdido un solo partido", expresó Napout.

Añadió que la Copa América "es un torneo corto en el que se disputan los cotejos cada dos o tres días; los empates sirven para ir avanzando y en nuestro caso, el arquero Justo Villar también juega, entonces no hay nada que cuestionarlo porque atajó varios penales".

"Las eliminatorias para el Mundial son otra cosa: allí los empates sucesivos no sirven para clasificar eventualmente al Mundial pero dan la oportunidad de ir cambiando la lista de jugadores para cada juego; en la Copa América no se puede modificar la nómina", acotó.

Napout destacó "la garra, el entusiasmo, la entereza anímica y la fuerza del equipo. Es cierto, lo ideal hubiera sido que jugara como Brasil en el Mundial México 70 cuando fue campeón ganando sus seis partidos, pero nosotros sabemos con qué bueyes estamos arando".

El directivo se lamentó "porque el público paraguayo no apoyó masivamente al seleccionado. Compramos boletos de entrada para el juego con Venezuela, a disposición de los hinchas, pero muy pocas personas asistieron al estadio; las boletas no se devuelven, entonces asumimos las pérdidas. Para el cotejo con Uruguay ya no compraremos la taquilla, cada hincha tendrá que buscarla por su cuenta".

Con relación a los incidentes ocurridos al término de la serie de penales, cuando futbolistas de ambos bandos se trenzaron a golpes de puños y puntapiés, Napout declaró: "no pude ver los hechos porque ya estuve en el interior del camarín pero espero leer el informe del árbitro".