Anthony Wayne dijo el miércoles que de convertirse en el embajador estadounidense en México tendrá como prioridades acelerar la ejecución de la Iniciativa Mérida sin descuidar la relación económica que ambas naciones comparten.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado, Wayne indicó que prestaría suma atención para apoyar a los gobiernos locales y estatales en cuya jurisdicción han ocurrido la mayoría de los crímenes cometidos, y que se esforzaría para impedir el tráfico ilegal de armas y de dinero en efectivo hacia México.

El senador demócrata Bob Menéndez, presidente del subcomité para el hemisferio occidental, dijo a periodistas que tras escuchar las respuestas de Wayne no ve dificultades para su confirmación, pero advirtió que probablemente no ocurra antes del receso veraniego que el Congreso iniciará el 5 de agosto.

Estados Unidos ha entregado 465 millones de dólares de los 1.400 millones de dólares a los que se comprometió en el marco de la Iniciativa Mérida para apoyar los esfuerzos antinarcóticos iniciados en diciembre de 2006 por el presidente mexicano Felipe Calderón, los cuales han dejado al menos 35.000 muertos.

Ante una pregunta del senador Richard Lugar, el principal republicano en el comité de relaciones exteriores, sobre si le preocupaba que la cooperación con Estados Unidos se podría ver debilitada por las elecciones presidenciales de 2012 en México, Wayne respondió que "ha habido críticas y apoyo a nuestros esfuerzos actuales, pero no he visto a nadie con un plan alternativo a la buena cooperación y estrategia básica actuales".

Wayne también señaló que si el Senado confirma su postulación, tendría como meta demostrar con hechos la importancia del factor económico en una relación bilateral cuyo aspecto más visible es la seguridad.

Estados Unidos no tiene embajador en México desde que Carlos Pascual renunció en marzo de 2011, después de que la organización WikiLeaks publicara cables diplomáticos en los que se expresaba de manera crítica sobre la estrategia antidrogas de Calderón. El gobierno mexicano se quejó de los supuestos comentarios.

Ante una pregunta de Lugar sobre la expulsión de Pascual, Wayne respondió que su intención es "fortalecer la relación con Calderón y otros actores políticos, llegar de todas las maneras posibles para tener un buen diálogo con los miembros claves de la sociedad mexicana".

Desde mayo del 2010, Wayne es el segundo a cargo de la embajada en Kabul, donde en 2009 se desempeñó como el director para asuntos económicos y de desarrollo, supervisando la ayuda estadounidense no militar a Afganistán, que alcanza los 23.000 millones de dólares desde el 2001.

Wayne fue embajador en Argentina entre noviembre del 2006 y junio de 2009. También fue subsecretario de Estado para asuntos económicos entre junio de 2000 y junio del 2006. Entre 1989 y 1991, fue director de temas regionales para el embajador especial de Estados Unidos antiterrorista.

La secretaria de Estado Hillary Clinton le otorgó en diciembre de 2010 la categoría de "embajador de carrera", una de los más altos reconocimientos en el servicio exterior estadounidense.

México integra junto a Ecuador, Bolivia y Venezuela la lista de países latinoamericanos que actualmente no tienen embajador estadounidense.

Durante la audiencia también compareció Arnold Chacón, candidato a embajador en Guatemala.

__________

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo