Seis presos y 17 heridos fue el saldo de un enfrentamiento ocurrido hoy entre bandas dentro del centro penitenciario de San Felipe, en el estado Yaracuy (centro), al tiempo que otro recluso falleció en un incendio provocado en una cárcel del occidental estado de Zulia, informaron fuentes oficiales.

"Hemos confirmado seis muertos y 17 heridos que en este momento están siendo atendidos en el Hospital Central de San Felipe", dijo a Efe el secretario de Seguridad Ciudadana de la gobernación del estado de Yaracuy, coronel Oswaldo Cardozo.

De acuerdo con Cardozo, la alteración del orden dentro del Internado Judicial de San Felipe se debió a un enfrentamiento entre bandas por el control del penal y aseguró que ya el internado está totalmente bajo control.

Cardozo confirmó, asimismo, que el pasado sábado 16 otro interno que supuestamente era el líder o "pran" del penal fue asesinado dentro de la cárcel, muerte que supuestamente generó el enfrentamiento entre los reos.

El funcionario recordó que son la Guardia Nacional (policía militarizada) y los custodios designados por el Ministerio del Interior quienes tienen el control de la cárcel y que la intervención de los representantes de la gobernación fue coyuntural.

"Simplemente actuamos para que no se desbordara la situación, pero estos son espacios sobre los que no tenemos competencia", aclaró Cardozo.

Otro reo fue reportado hoy como muerto en la cárcel de Cabimas, ciudad del occidental estado de Zulia, donde se produjo un incendio que también causó heridas leves y graves en otros 16 reclusos.

La secretaria de Seguridad y Orden Público de Zulia, Odalis Caldera, dijo a la emisora Unión Radio que la crisis del retén se originó cuando uno de los reos dispersó un combustible que afectó a unos internos que estaban en condición de aislamiento.

"Uno de los reos murió por las heridas causadas por el incendio después de haber sido trasladado al Hospital Central de Cabimas", comentó Caldera, quien agregó que se aprovechó el suceso para hacer una requisa en la que se encontraron armas de fuego "y otros objetos delictivos".

Los sucesos en estos dos penales se producen apenas una semana después de que un millar de presos armados en la cárcel de El Rodeo II, en el estado Miranda (centro), se entregaran tras un mes de resistencia a miles de efectivos de la Guardia Nacional que acordonaban la penitenciaría, en la crisis más larga en una cárcel del país.

La crisis se saldó oficialmente con dos militares y un preso muertos en el asalto.

Además una decena de reos murieron en ajustes internos y por enfermedades, así como por una fuga que dejó cuatro muertos, según el Gobierno.

De acuerdo con la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), en 2010 murieron 476 reos y 958 resultaron heridos en las cárceles del país, que tienen una población reclusa oficial de 44.520 presos (46.888, según el OVP) y una capacidad para poco más de 14.500 en sus 34 centros de reclusión.