El presidente Juan Manuel Santos anunció que su coalición de gobierno se reforzó al sumarse el Partido Verde a la misma, mientras ratificó que su gobierno seguirá el combate para sacar de sus retaguardias a los grupos armados ilegales.

Santos, un economista de 59 años, cuenta ya con el apoyo de sólidas mayorías en la Cámara de Representantes, de 166 miembros, y en el Senado, de 102 curules, en una coalición en la que figuran cuatro partidos y ahora se suman los verdes, que cuentan con cinco senadores y tres representantes a la Cámara.

Ya los verdes apoyaron varias de las iniciativas legislativas de Santos, que inició su cuatrienio de gobierno el 7 de agosto del 2010, pero su ingreso formal a la Mesa de Unidad Nacional garantiza mayor apoyo en caso de cualquier eventualidad de deserción de votos oficialistas.

"Hoy me siento feliz al poder anunciar que, a partir de mañana, ingresará un nuevo miembro de peso a la Mesa de Unidad Nacional, al que recibimos con los brazos abiertos: el Partido Verde", dijo Santos al hablar ante el pleno del Congreso en ocasión del inicio de un nuevo período de sesiones.

En su discurso de unos 45 minutos, el presidente recordó las leyes que propuso su administración y fueron aprobadas por las cámaras, ofreció cifras sobre los niveles de empleo, con una tasa de desocupación de 11,3% al cierre de mayo, y dijo que la inversión extranjera se ubicó en unos 3.700 millones de dólares en el primer trimestre del año.

Pero donde el presidente centró una parte de su mensaje, transmitido en vivo por la televisora estatal, fue en la seguridad del país, un tema clave en medio de la persistente acción de guerrillas y bandas de narcotraficantes unidas a reductos paramilitares.

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia "se han visto obligadas a reacomodar su estrategia" y actúan ahora en pequeños grupos, aseguró. "Ahora bien, el hecho de que hayan aumentando los pequeños ataques... no quiere decir que no tengan importancia, todo lo contrario", dijo.

"Lo digo con toda claridad el gobierno no es ni ciego ni sordo ante estos hechos que causan preocupación en la opinión" pública dijo Santos. "El reto que tenemos es afinar la estrategia para hacer frente a tan insidiosa campaña" de los rebeldes con nuevos ataques a pequeñas poblaciones.

"Hemos reforzado las operaciones en las zonas críticas y estamos entrando en lo más profundo de sus retaguardias, donde nunca un soldado había puesto sus botas", dijo el presidente sin dar detalles de esas regiones "críticas".

Recientes sondeos revelan que en temas como la inseguridad, el narcotráfico y la actividad de la guerrilla la mayoría de los entrevistados creen que son temas que están "empeorando". Al ser consultados sobre si la inseguridad está mejorando o empeorando en el país, un 74% respondió que empeora y 18% que mejora.

En abril pasado, ante la misma pregunta 68% dijo que empeoraba y 21% que mejoraba.

El resto de los porcentajes o no respondió o dijo no saber, según una encuesta divulgada el 1 de julio por la firma Gallup Colombia, que consultó telefónicamente a 1.200 personas en cinco grandes ciudades del país entre el 17 al 27 de junio. El sondeo tuvo un margen de error de tres puntos porcentuales.

En su más reciente informe la Corporación Nuevo Arco Iris, dedicada al análisis del conflicto interno, indicó que las acciones de las guerrillas aumentaron 10% de enero a junio de este año comparado con el mismo período del 2010: fueron 1.115 acciones como hostigamientos y emboscadas en 2011, comparado con 1.012 del año pasado.

"Pero es una tendencia similar de incremento que se ha presentado en los últimos tres años. Lo anterior, nos permite afirmar que el crecimiento progresivo de las acciones de las FARC está más relacionado con su plan de reestructuración, iniciado por alias 'Alfonso Cano' (comandante de esa guerrilla), que con una supuesta debilidad de la estrategia militar del gobierno de Juan Manuel Santos", dijo la Corporación en un informe de 17 páginas divulgado esta semana en su página de internet.

Santos dijo que si las FARC buscaban que la fuerza pública se desviara de sus grandes objetivos "no vamos a hacerles el juego de parar las grandes operaciones. Vamos a tomar -y ya estamos tomando- las medidas necesarias para afinar nuestra estrategia ante esta nueva realidad de impedir que continúen causando zozobra en la población".

Analistas consultados telefónicamente por la AP dijeron que no anticipan mayores dificultades en la aprobación de los proyectos que presente el gobierno al Congreso, pero sí que el mandatario debe estar atento ahora a que se cumplan esas nuevas leyes y al tema de la seguridad.

"Espero que Santos tenga un buen segundo año, sin mayor oposición en el Congreso", dijo Bibiana Clavijo, investigadora y especialista en marketing político en la Universidad del Rosario. "Tampoco veo que se estén perfilando líderes vía el 2014" o la fecha de las próximas elecciones presidenciales.

Santos ha mantenido que si logra realizar todos sus programas en cuatro años no optaría a un segundo cuatrienio de gobierno, aunque "en este momento no puedo darle una respuesta certera, porque eso dependerá de cuánto pudiéramos haber avanzado de acá a dos años y medio", dijo el presidente en una entrevista publicada el miércoles en el diario La República.

Clavijo destacó además que antes los golpes sufridos por las FARC a manos de la fuerza pública en los últimos años, con el abatimiento o muerte natural de al menos cuatro de sus jefes, "la estrategia de las FARC es llevar de nuevo las acciones a los cascos urbanos", pero la tolerancia a cualquier acto violento se ha reducido entre la población.

El profesor de relaciones internacionales de la Universidad de La Sabana, Jairo Velásquez, opinó que el segundo año de un gobierno es el de "la consolidación y en diciembre es que se comenzará a hablar de reelección".

El gobierno de Santos se ha caracterizado por ser uno "con una gran capacidad propositiva... entonces ahora le toca aplicar todas esas leyes" aprobadas en estos meses "y no será fácil. Esa será la parte más complicada. Sino se hace con cuidado...puede generar una gran violencia", aseguró al referirse a temas como la Ley que indemniza a víctimas del conflicto armado interno y restitución de tierras.