La portavoz del Gobierno francés, Valérie Pécresse, señaló que la prioridad en la cumbre extraordinaria de mañana de la zona euro es lograr "una respuesta duradera" a la crisis de la deuda griega.

"Ahora tenemos en primer lugar una prioridad, una urgencia, lograr una solución duradera para la cuestión griega", subrayó Pécresse al término del Consejo de Ministros en que se abordó la crisis de la zona euro.

No quiso entrar en detalle sobre las líneas de negociación con el argumento de que "reservamos nuestros análisis, nuestras reflexiones, nuestras pistas de trabajo a nuestros socios".

Se limitó a recordar que esta misma tarde Nicolas Sarkozy, se ha ido a Berlín para reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, y que el presidente francés "despliega toda su energía para conseguir una solución duradera desde mañana".

Eso, añadió la portavoz que es también titular del departamento del Presupuesto, pasa por un acuerdo "franco-alemán".

Horas antes, el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé -que esta tarde se entrevista en Madrid con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero-, había advertido de que "el hundimiento del euro significaría el hundimiento de la construcción europea" y se mostró convencido de que ningún responsable europeo está dispuesto a que eso ocurra.