La apertura de México a nuevos mercados internacionales ha reducido la tradicional dependencia hacia la economía estadounidense, afirmó hoy el secretario de Economía, Bruno Ferrari.

En declaraciones a los medios, Ferrari apuntó que mientras antes el 85 % del volumen del comercio internacional de México era con EE.UU., ahora se ha reducido hasta el 80 %.

Asimismo, EE.UU. ha aumentado sus importaciones de México de un 9 a un 12 %, aseguró el titular mexicano de Economía.

Entre otros datos, citó que el 26 % de los vehículos que se usan en EE.UU. son hechos en México, un porcentaje que se eleva al 83 % en el caso de los camiones. "Tenemos los costos de manufactura más atractivos de todo el hemisferio norte", aseveró.

Como ejemplo de la apertura comercial, Ferrari mencionó el Tratado de Libre Comercio firmado con Perú (pendiente de ser ratificado por el Senado mexicano), un país que crece a un ritmo superior al 8 por ciento anual.

A este respecto, añadió que el acuerdo comercial suscrito con el país andino contiene una cláusula de protección de inversiones.

"Hay que acercarse a mercados que están creciendo en una forma importante (...), América Latina es la segunda región con más crecimiento tras Asia", dijo.

Ferrari consideró que las expectativas de crecimiento de México son buenas y que no ha habido, por el momento, una repercusión visible de la crisis europea, pero afirmó que hay que ser "muy cautos" porque pudiera darse una bajada del comercio internacional.

En su opinión, la confianza en México, que creció un 5,5 % en 2010, se mantiene por el "manejo responsable" de las finanzas públicas, las "reservas sólidas" de divisa y las buenas calificaciones bancarias.