La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunirán hoy y mantendrán una cena de trabajo en Berlín, en la víspera de la cumbre extraordinaria de la eurozona, el jueves, centrada en allanar el camino al rescate griego.

La reunión entre Merkel y Sarkozy fue convocada anoche, tras una conversación telefónica entre ambos líderes, indicaron fuentes de la Cancillería, y en medio de fuertes presiones en busca de una solución a la crisis de la deuda.

De acuerdo con estos planes, trazados a última hora, el presidente francés viajará mañana desde Berlín a Bruselas, juntamente con la canciller, para asistir a la cumbre.

La reunión de Berlín está enmarcada en fuertes tensiones sobre la canciller, quien durante días frenó su convocatoria el argumento de que no tenía sentido celebrarla, si no era para presentar resultados y que ayer advirtió que no debían esperarse de ella "pasos espectaculares".

Además de la conversación telefónica con Sarkozy, Merkel abordó asimismo ayer por teléfono la cuestión con el presidente de EEUU, Barack Obama, según indicaron fuentes de Cancillería.

De acuerdo con esas fuentes, ambos líderes coincidieron en la necesidad de dar con una solución a la crisis para no poner en peligro la recuperación económica de Europa y del resto del mundo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó asimismo ayer a la zona euro a actuar de forma urgente y alertó de "grandes consecuencias globales" si los problemas de los periféricos se extienden a países centrales de la región.

Merkel rebajó ayer las expectativas centradas en la cumbre, al declarar tras sus consultas bilaterales con el presidente ruso Dmitri Medvédev, que no debían esperarse pasos "espectaculares" ni que con la reunión de los líderes de la eurozona se resuelvan de una vez los problemas de la deuda griega.

La canciller insistió en que debe producirse un "proceso controlado", con múltiples medidas para reducir la deuda.

Estos días ha habido un alud de pronunciamientos, tanto de expertos como del ámbito político, en favor o en contra de los modelos que se barajan para la deuda, mientras el Banco Central Europeo (BCE) alerta insistentemente contra una reestructuración.

En medios alemanes se afirma que se trabaja sobre fórmulas que van de la reestructuración que rechaza el BCE al recorte de la deuda, pasando por la emisión de los denominados eurobonos o la recompra con aportes del Fondo Europeo de Rescate (FEEF).

Algunos economistas han criticado las dos primeras opciones, alegando que lastrarían a la unión monetaria, mientras que Alemania ha rechazado de plano hasta ahora los eurobonos.

Los llamados "Cinco Sabios" -el consejo asesor económico del gobierno de Berlín- se sumaron hoy al cúmulo de opiniones, con un artículo publicado en el "Frankfurter Allgemeine".

Mantenerse en el "principio de la esperanza" y confiar en que países como Grecia, Irlanda y Portugal serán capaces de hacer frente por sí mismos a la situación a medio plazo no es suficiente, subrayan los expertos a ese prestigioso medio.

Seguir por ese camino es exponerse a un "hundimiento de la eurozona", prosigue el equipo de asesores, que apuestan por un recorte de la deuda griega, hasta hacer que del 160 % del Producto Interior Bruto (PIB) que ahora representa se baje al 106 %.

Tal recorte estaría respaldado por una recompra de la deuda, con intervención de FEEF, según los Sabios.