Diego Maradona fue lapidario con su sucesor al frente de la selección argentina, Sergio Batista: "Si yo en la Copa América ganaba solamente un partido, me iba solo".

El Diez también advirtió el martes en una entrevista radial que el astro Lionel Messi puede dar un portazo si continúan los desaciertos en el combinado albiceleste, los que atribuyó al mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona.

"Si fuera Batista, me quedaría en mi casa", disparó Maradona en diálogo con radio Belgrano, en su primera referencia pública sobre la eliminación de Argentina en la Copa América por penales ante Uruguay en los cuartos de final.

Maradona fue reemplazado por Batista luego de la eliminación de Argentina en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010.

El nuevo entrenador no pudo torcer en la Copa América la historia de 18 años sin títulos para Argentina a nivel de selección mayor.

Los locales apenas ganaron un partido —3-0 a Costa Rica por la primera ronda— de los cuatro disputados.

"No puedo hablar mucho porque no veo los partidos. Cuando entran los jugadores a la cancha es como un puñal que me retuercen por dentro", admitió Maradona.

Sin embargo, el ex entrenador del seleccionado trazó diferencias con el actual conductor: "De la alegría que tenían los jugadores de venir a la selección cuando estábamos nosotros, a este presente, hay una diferencia del 1000 por ciento".

"Los chicos tienen adoración por la camiseta, pero tenés que darle el estímulo necesario para que se motiven. Si no los enchufás es fácil que Bolivia te haga partido, que a Costa Rica le termines ganando por tener al mejor del mundo o que no pierdas con Colombia porque el árbitro no les dio un penal. A estos jugadores los tenés que manejar con guante blanco, porque vienen de jugar en los mejores equipos del mundo", aseguró el capitán del seleccionado campeón del mundo en 1986.

Sobre Messi, Mardona dijo que "no es culpable de nada en lo absoluto, él hizo su trabajo y es el mejor por mucha diferencia. Pero cuando salís a la cancha y no tenés con qué rodearlo, se te queman los papeles".

Al margen de las críticas a Batista, Maradona resaltó que "acá las cosas se hacen como quiere Don Julio (Grondona), y si no se dan cuenta que se están haciendo las cosas mal, yo no puedo hacer nada, a mi no me dieron opción".

"Esto no pasa por los jugadores, no se están haciendo bien las cosas", indicó Maradona. "Nosotros teníamos todo armadito y conformes, todos seguían una línea, todo estaba por crecer pero perdimos con Alemania (en cuartos de final del mundial) y cuando Grondona me había ratificado en el vestuario, llegó acá y cambió todo, no sé qué le habrán dicho. Me duele mucho lo que está pasando porque creo que hay un gran potencial".

Maradona admitió que su "miedo más grande" es que tanto Messi como otras figuras de la selección "se aburran y no quieran venir a defender la camiseta como se debe".

El astro descartó por completo un regreso a la conducción del seleccionado. "Tuve que irme a Dubai a buscar trabajo, lamentablemente lejos de mi país", recordó. Maradona dirigirá a partir de septiembre a Al Wasl, de la liga de los Emiratos Arabes Unidos.

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino