Las Naciones Unidas declararon hoy oficialmente situación de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Bajo Shabele, una circunstancia que no se daba en este país del Cuerno de África desde 1992.

"Cada día que nos retrasemos en prestar asistencia es, literalmente, cuestión de vida o muerte para los niños y sus familias en las áreas afectadas por la hambruna", aseguró hoy en una rueda de prensa celebrada en Nairobi el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU para Somalia, Mark Bowden.

Según la ONU, esta hambruna representa la situación de inseguridad alimentaria más grave que hay hoy en el mundo, en un país que padece los índices de malnutrición más altos del planeta, con picos de hasta el cincuenta por ciento en algunas zonas del sur.