La Cámara Baja de Japón aprobó hoy un segundo presupuesto extraordinario, por un valor de 2 billones de yenes (17.885 millones de euros), para la reconstrucción de las zonas del noreste del país afectadas por el terremoto y tsunami de marzo.

Este presupuesto adicional, que ahora debe obtener el visto bueno del Senado, sigue a un primero aprobado el pasado mayo por algo más de 4 billones de yenes (unos 35.000 millones de euros) para la primera fase de reconstrucción.

La aprobación del segundo presupuesto es una de las condiciones impuestas por el primer ministro, Naoto Kan, para cumplir su promesa de dimitir, algo que le reclaman tanto la oposición como voces dentro de su propio partido.

Kan se comprometió a dejar su cargo una vez esté encauzada la reconstrucción, y puso como condiciones, además de la aprobación del presupuesto, el visto bueno de una ley para potenciar las energías renovables y otra para agilizar la rehabilitación del noreste.

En la Cámara Alta, dominada por la oposición, el segundo presupuesto extraordinario podría obtener la luz verde definitiva este mismo viernes, según la agencia local Kyodo.

La primera partida, por 35.000 millones de euros para financiar la reconstrucción, fue destinada a reconstruir pueblos enteros, reparar infraestructuras de transporte arrasadas por el seísmo y el tsunami del 11 de marzo, retirar escombros y construir viviendas temporales.

El desastre, el más grave vivido por Japón desde la II Guerra Mundial, dejó más de 20.000 muertos o desaparecidos y daños en infraestructuras, viviendas y otras instalaciones que se calculan en unos 140.000 millones de euros, además de desatar en Fukushima la peor crisis nuclear de los últimos 25 años.