Las autoridades de Honduras se han incautado en lo que va de 2011 de diez toneladas de cocaína y un submarino cargado con droga, informó hoy el secretario de Defensa del país centroamericano, Marlon Pascua.

El alto funcionario dijo a los periodistas en Tegucigalpa que la droga incautada este año está valorada en unos 500 millones de dólares.

Agregó que, según estadísticas recibidas de los Estados Unidos desde el año pasado, se ha identificado que "el 80 por ciento" de la droga que circula por Honduras se hace "por la vía marítima", principalmente por el Caribe.

El resto de la droga, según las autoridades hondureñas, circula en avionetas procedentes por lo general de Colombia y Venezuela.

Pascua señaló que en el sector de La Mosquitia, en el Caribe hondureño, fronterizo con Nicaragua, hay "poblaciones enteras" de "hondureños que están involucrados en el tema del tráfico ilegal de drogas en el país".

Ante esa situación, añadió, se ha iniciado una actividad permanente en la zona de La Mosquitia, donde el pasado día 13 fue interceptado un submarino cuyos cinco tripulantes fueron capturados con dos fardos de droga.

Según el portavoz de las Fuerzas Armadas, Alcides Flores, los tripulantes del submarino son el hondureño Antonio Reina y los colombianos Eder Pertei, Jaime Valencia y Wilner Alomia, más uno no identificado.

Pascua dijo que por registros hechos en vídeo, al ser cercado el submarino por patrulleras hondureñas, sus tripulantes se auxiliaron de una balsa inflable y luego hundieron la embarcación, de la que se desconoce la cantidad de droga que transportaba.

El rescate del submarino no ha sido posible por el mal tiempo que impera en la zona, pero según indicó Pascua, se cuenta con la asistencia de dos guardacostas de Estados Unidos, cuyos buzos colaboran con los de la Fuerza Naval de Honduras.

Además, para esta semana se espera la llegada de "un equipo especial" de Estados Unidos al sitio donde está sumergido el submarino para continuar con su búsqueda.

Las autoridades hondureñas quieren rescatar el submarino para destruir la droga que se presume transportaba al ser interceptado, conocer su capacidad de carga, autonomía de navegación y la tecnología que se le ha incorporado, indicó Pascua.

Agregó que ese tipo de embarcaciones son fabricadas con fibra de vidrio, por lo que se teme que el interceptado frente a las costas de La Mosquitia la semana pasada se haya podido partir en dos y que eso pueda dificultar su rescate.