El cierre del gobierno estatal de Minnesota terminó el miércoles después de 20 días, millones de dólares de ingresos perdidos y frustración por parte de residentes y políticos.

La interrupción convirtió al estado en un ejemplo nacional de disfunción política, un espejo a pequeña escala de la disputa que se efectúa en Washington sobre elevar el tope de la deuda. Pero mientras los legisladores federales parecían cerca de un acuerdo para recortar el gasto, no hubo tal progreso en Minnesota, donde el presupuesto se planeó en gran medida simplemente para aplazar los problemas.

El gobernador demócrata Mark Dayton presionó durante meses para subir los impuestos a los residentes más ricos del estado a fin de obtener más dinero para servicios sociales, mientras que los republicanos adoptaron un lema de "vivir dentro de nuestras posibilidades". A fin de cuentas, el estado va a gastar más al retrasar la ayuda a las escuelas y pedir prestado con futuros pagos de un acuerdo legal con empresas tabacaleras como garantía.

En contraste, la propuesta planteada el miércoles en Washington reduciría los programas de ayuda social mientras que elevaría algunos impuestos. En los dos casos, los miembros de ambos partidos han tenido que pasar sorbos amargos, pero en Minnesota no hay ni siquiera la satisfacción de haber resuelto definitivamente el problema.

Dayton dijo que el presupuesto era el mejor acuerdo que podría conseguir teniendo en cuenta lo que él llamó la terquedad republicana.

"Lo firmé porque de lo contrario Minnesota no volvería a trabajar", dijo en una ceremonia de promulgación del proyecto de ley en el Capitolio.

Los republicanos estaban igual de insatisfechos después de haber votado por un gasto mayor al que querían.

El estado perdió millones de dólares con el cierre, incluyendo la pérdida de ingresos de la venta de lotería, auditorías de impuestos, y cuotas y concesiones estatales, además del dinero empleado en la preparación del cierre y el costo de subsidios por desempleo y servicios de salud para los trabajadores despedidos. No se espera que se conozca el costo total por algún tiempo.