La cifra de cubanos que ejercen el trabajo por cuenta propia en la isla continúa en aumento y supera ya las 325.000 personas, lo que ha sobrepasado las expectativas pues las autoridades esperaban ese volumen a fines de este año, tras la ampliación del empleo autónomo iniciada el pasado octubre.

El viceministro de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Mateu Pereira, consideró hoy que las actuales 325.947 licencias concedidas para ejercer el "cuentapropismo" en el país demuestran que "la realidad" del proceso es "positiva", pues "ha superado las expectativas" y se vienen "sobrecumpliendo" las proyecciones realizadas.

"Consideramos que el proceso ha funcionado y se ha desarrollado con un nivel alto de incorporación", apuntó Mateu en rueda de prensa en La Habana, al precisar que esa cifra de incorporados al sector privado sólo se esperaba para fines de año.

El funcionario no precisó cuántas de las licencias concedidas han causado baja y explicó que es un dato difícil de contabilizar.

Hasta el momento, un 68 por ciento de los cubanos que han solicitado licencias como "cuentapropistas" se encontraban "desvinculados" del sector laboral, mientras que un 30 por ciento corresponde a ex empleados estatales y jubilados.

"Está garantizado el futuro en esta actividad, como un eslabón importante en la sociedad cubana que va a tener a esta dentro de todo su espectro laboral como una actividad de importancia", resaltó Mateu.

El Gobierno del presidente Raúl Castro amplió esa modalidad de empleo en octubre pasado como parte de sus reformas económicas, un plan que también incluye ajustes laborales en el sector estatal y prevé en un primer término la eliminación de medio millón de puestos para reducir las abultadas plantillas.

El propio Castro admitió en febrero pasado que existía un retraso en el proceso para desinflar las plantillas estatales y dijo que la medida no podía enmarcarse en "plazos inflexibles".

Mateu indicó hoy que la cifra de personas a declarar "disponibles", como se denomina en la isla a los que serán despedidos, todavía está "en proceso de precisión" porque el Gobierno ha decidido realizar los ajustes "con mayor profundidad para evitar errores en su implementación".

Además, destacó que como parte de los ajustes laborales muchos trabajadores del sector estatal podrían pasar a las "nuevas formas de gestión" que el Gobierno se propone "ampliar y fortalecer", como es el caso de las "cooperativas".

En cuanto a las entidades que sí iniciaron ya el reajuste de plantillas, dijo que "el proceso va marchando bien" pues parte de los trabajadores han sido reubicados en otras "labores útiles", otros sectores o dentro del área privada.

Apuntó que prácticamente no ha habido necesidad de dar asistencia social a un trabajador por su despido, y solo queda un grupo bajo el régimen de garantía salarial y pendiente de "reubicación".