El grupo teatral Yuyachkani celebró hoy 40 años de un trabajo que, sin eludir la actualidad, ha buceado en las culturas de Perú para buscar la integración del país y les ha llevado a convertirse en un referente peruano y latinoamericano.

Durante cuatro décadas, el grupo ha presentado sus casi 30 espectáculos en 24 países y 41 ciudades del interior de Perú y ha realizado una importante labor de investigación de las culturas peruanas en lo que su director Miguel Rubio define como "un juego que se va adaptando a cada momento".

Un juego que mezcla el idioma español y el quechua, los mitos andinos con el drama griego, el trabajo sobre el escenario y en la calle, y en el que abunda la música, el baile y continuas referencias a la historia y la actualidad peruanas.

"Somos un grupo de mediados del siglo pasado, de una generación que pensada en una teatralidad desde la tierra, en la revolución, el proyecto socialista", recordó Rubio sobre los orígenes del proyecto.

La actriz y fundadora Teresa Ralli (durante 40 años el grupo ha mantenido al mismo núcleo que lo fundó) también coincide en señalar que durante los primeros años el teatro no dejaba de ser para ellos un vehículo para "la transformación de Perú y la sociedad", algo que poco a poco se transformó.

"Cuando vimos que no podíamos cambiar con el teatro la sociedad sino cambiábamos nosotros primero como creadores, ahí empezamos a abordar la búsqueda y el pulido del lenguaje de nuestra dramaturgia", añadió Ralli.

Así el grupo comenzó a sumar danzas, músicas y máscaras provenientes de las culturas más excluidas de Perú en una concepción teatral que busca que el espectador viva en el teatro "una experiencia de vida que se comparte".

Esto no quita que Yuyachkani continúe ejerciendo, en palabras de Rubio, un "teatro crítico, político en cuanto ejercicio ciudadano", pero que también pretende "divertir y entretener".

Un claro ejemplo es su obra "Sin título - Técnica Mixta", creada en 2004 tras la caída del Gobierno de Alberto Fujimori y que aborda muy críticamente la violencia interna que dejó casi 70.000 muertos entre 1980 y 2000.

Sin embargo, el camino de la obra es la sátira y la parodia grotesca de personajes como el líder del grupo armado Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y los responsables políticos del momento: de Fujimori a su asesor presidencial Vladimiro Montesinos, ambos encarcelados por violación de derechos humanos.

Para Rubio, la obra de Yuyachkani también es el matrimonio de la tradición teatral occidental, llegada de España, y el teatro que se encuentra en los rituales y las costumbres de la cultura popular peruana: "nuestra investigación consiste en unir la literatura dramática a esas otras formas de teatralidad primigenia".

Es ahí donde ingresa uno de los referentes del grupo, el escritor peruano José María Arguedas, autor de la novela "Todas las sangres" y una de las figuras que más luchó por lograr la integración de todos los elementos culturales que forman la nación peruana.

"Si con el teatro, porque viajábamos mucho, pudimos conocer el corazón del país, a través de la obra de Arguedas conocimos el conflicto intercultural que vivimos, y nos dimos cuenta de que ese conflicto no tenía que ser mortal, sino que ahí estaba la riqueza, en la capacidad de ser muchos en un país", explicó Ralli.

Es por ese que el 40 cumpleaños lo han querido dedicar, y aprovechando que este año se celebra el centenario de su nacimiento, a Arguedas, tal y como demostraron en la fiesta que este martes realizaron en la Plaza de Armas de Lima.

Por la plaza central de Lima, y frente a Palacio de Gobierno y la Catedral, desfilaron comparsas venidas de varios puntos del país junto a algunos de los más conocidos personajes de Yuyachkani, como los protagonistas de "Los músicos ambulantes", una obra de 1983 que recoge la llegada a la costa de los inmigrantes de provincias.

Sobre el futuro del grupo, Ralli y Rubio coinciden en que no tienen la intención de institucionalizar Yuyachkani y que el trabajo pedagógico deberá ser fundamental.

"Que dure lo que tenga que durar, y que los jóvenes que se acercan y reciben clases con nosotros armen su propio camino. Que Yuyachkani sea un referente de libertad para que ellos abran sus alas", afirmó Rubio.

Paco de Campos