El colorido y la riqueza de los tejidos de la India protagonizan desde hoy la Feria Internacional de la Moda de Tokio, en la que se citan unas 700 empresas de una quincena de países, incluido España, cuya discreta presencia se consolida año a año.

Buena parte de las miradas en la inauguración del evento se centraron en las más de 40 firmas llevadas a Tokio por el Consejo Promotor de la Exportación de Prendas de la India, consciente de que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Japón que entrará en vigor el 1 de agosto facilitará la llegada de su moda al archipiélago.

Para la mayoría de los fabricantes y exportadores indios se trata de una toma de contacto con un mercado que depara un excelente futuro al textil de su país, que no pagará prácticamente aranceles cuando entre en vigor el TLC.

"El panorama para el sector pinta muy bien en Japón gracias al TLC. Además, con recesión o sin recesión, la moda funciona", explicó a Efe Punit Agarwal, director ejecutivo de Vemb Lifestyle, una firma de Bombay especializada en bordados de alta costura.

Cada una de sus piezas de alta gama puede costar hasta cien horas en ser confeccionada, "siempre enteramente a mano", añade, al tiempo que muestra un elegante traje de noche con lentejuelas.

En la feria, que se prolongará hasta el viernes, se mostraron hoy "pashminas" del Himalaya o vestidos de corte tradicional elaborados con algodón blanco, que popularizó el movimiento de liberación de Gandhi, o con seda Muga, tejido natural de color dorado del noreste de India.

También se exhibieron trajes masculinos, tejanos o moda infantil elaborada en el subcontinente, parte de los cuales pudieron verse en la pasarela durante los desfiles que organizó el pabellón indio a lo largo de la jornada.

La feria contó también con una escueta presencia española, representada por marcas como Adolfo Domínguez o Desigual, que lleva varias temporadas acudiendo a la cita.

La responsable de Asia en Desigual, Magdalena Melita, destacó la situación de la empresa en Japón, donde posee un "showroom" en Tokio desde 2010 y está presente en 150 establecimientos multimarca en todo el país, que la compañía considera un "mercado estratégico".

La marca de Barcelona, que tiene como objetivo aumentar su presencia en las tiendas niponas y proyecta además abrir locales propios en el país asiático, presentó sus colecciones para la temporada primavera-verano 2012 y una línea inspirada en "El circo del sol", que cree funcionará muy bien en Japón.

En el evento también hubo hueco para creaciones originales de marcas niponas: desde zapatos "tabi", utilizados por los míticos ninja y concebidos en clave casual o deportiva, hasta fundas para el iPod con motivos del célebre pintor y grabador Hokusai, uno de los más conocidos artistas del periodo Edo (1603-1868).

Para conjugar moda con alta tecnología, una marca japonesa presentó unos guantes que permiten utilizar cualquier dispositivo con pantalla táctil, pensados para la temporada otoño-invierno.

Incluso la moda canina dispuso este año de una sección propia, algo que no sorprende en un país donde se calcula que el mercado de las mascotas mueve más de 1 billón de yenes al año (unos 8.950 millones de euros o 12.741 millones de dólares).

Por ello, en la Feria Internacional de la Moda de Tokio, además de cadenas, collares o rimbombantes lazos caninos, no faltaron los últimos modelos de camisetas, vestidos y hasta parkas para perros, ni tampoco bolsas de viaje de elegante diseño para llevar cómodamente al animal de vacaciones.

Andrés Sánchez Braun