En la imagen, chinos de etnia armados con palos y otros objetos salen a la calle en Urumqi (capital de Xinjiang) en busca de uigures dos días después de los disturbios que dejaron unos 200 muertos y 1.700 heridos en julio de 2010. EFE/Archivo