El gobierno canadiense revocará la ciudadanía de al menos 1.800 personas que usaron medios fraudulentos para obtenerla, informaron autoridades.

El ministro de Inmigración Jason Kenney dijo que la mayoría de esas personas fueron asesoradas por consultores deshonestos sobre la manera de preparar pruebas falsas de residencia en Canadá.

Para volverse ciudadano canadiense, una persona debe haber vivido en Canadá por tres años.

Kenney dijo que defraudar al sistema de ciudadanía es atractivo para los extranjeros que no quieren vivir en Canadá pero quieren aprovechar el servicio de salud gratuito del país, las matrículas universitarias subsidiadas y la seguridad del pasaporte canadiense.

El gobierno dijo que está en proceso de notificar a aquellos cuya ciudadanía será revocada.