La Cámara de Representantes dio el miércoles un paso que la acerca a un posible enfrentamiento con el Senado que podría provocar el cierre de algunas secciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y el despido de unos 4.000 trabajadores.

Una propuesta de ley respaldada por los republicanos para extender la autoridad operativa hasta el 16 de septiembre fue aprobada el miércoles por la cámara baja por votación de 243-177. Los demócratas en el Senado han advertido que la propuesta de ley es inaceptable porque los republicanos agregaron una cláusula para eliminar unos 8,5 millones de dólares en subsidios para servicios de aerolíneas a 13 comunidades rurales en 10 estados.

La Casa Blanca también emitió un comunicado pidiendo a la cámara baja que se cancele la cláusula de los subsidios.

La autoridad actual de la FAA expira a la medianoche del viernes. Los programas de la FAA inmediatamente afectados por el cierre serían los pagados con impuestos a los pasajes de avión. Las aerolíneas tendrían que dejar de cobrar los impuestos federales de los boletos, aunque seguirían cobrando cuotas de aeropuerto.

Los controladores de tráfico aéreo, considerados personal esencial de seguridad, seguirían trabajando. Sin embargo, las subvenciones para la construcción de aeropuertos y la implementación de un sistema de control de tráfico aéreo basado en tecnología GPS tendrían que suspenderse.

La raíz del problema es una disputa sobre la organización de sindicatos de trabajadores de líneas aéreas y de ferrocarriles.

El Congreso ha tratado de aprobar una propuesta de ley de financiamiento a largo plazo para la FAA desde 2007, cuando expiró la anterior ley de financiamiento. El Senado aprobó una ley de financiamiento a largo plazo en febrero.

La Cámara de Representantes aprobó su versión en abril. Sin embargo, la propuesta de la cámara baja contiene una cláusula apoyada por el Partido Republicano que podría revocar una regla de la Junta Nacional de Mediación aprobada el año pasado que permite a los empleados de aerolíneas y ferrocarriles formar un sindicato por mayoría simple de votos. Bajo la vieja regla, los trabajadores que no votaban eran contados como votos negativos.

Las negociaciones entre la cámara baja y el Senado sobre una ley de financiamiento a largo plazo para la FAA están estancadas por las prestaciones laborales y otras cuestiones, por lo que una extensión temporal de la autoridad operativa de la FAA es necesaria.

El Congreso ha aprobado 20 previas extensiones de corto plazo de manera rutinaria.