El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, expresó el miércoles su confianza de que Estados Unidos logrará un acuerdo entre el gobierno y el Congreso para aumentar el límite de endeudamiento y evitar que ese país se vea impedido de hacerle frente a su deuda.

"En Estados Unidos, con la cuestión de la autorización del gasto, es inevitable que el Congreso lo acabe dando porque si no van a enyesar al gobierno y eso va a resultar malo también para el Congreso", declaró Mantega a periodistas.

Agregó que "creo en una solución, va a haber una solución y no habrá rebajamiento (de la clasificación crediticia) de Estados Unidos, de eso estoy seguro".

El presidente norteamericano Barack Obama negocia con el Congreso una autorización para aumentar el nivel de endeudamiento público antes del 2 de agosto, fecha de vencimiento de las nuevas deudas. Sin el aval legislativo, el gobierno no podrá hacerle frente a sus compromisos.

La Cámara de Representantes, controlada por la oposición republicana, aprobó un plan para elevar el tope de la deuda a cambio de un drástico corte de gastos y una enmienda constitucional para exigir un presupuesto equilibrado.

El Senado, por su parte, discute un plan alternativo que pide cortes de gastos y nuevos ingresos mediante una reforma tributaria, el cual cuenta con el apoyo de Obama.

Mantega aseguró que "Brasil es uno de los países con mejor campacidad de enfrentar las consecuencias de esa situación", en una referencia a las crisis en Estados Unidos y Europa, donde Grecia enfrenta una situación de insolvencia financiera que amenaza a contagiar a otros países de la Unión Europea.