Argentina y Uruguay declararon a la merluza en "estado de riesgo biológico" dentro de la zona marítima común a ambos países, por lo que limitaron la faena de esa especie a 50.000 toneladas durante este año, informaron hoy fuentes oficiales.

Además, se comprometieron mantener el mismo límite en 2012 e impedir la sobreexplotación de la merluza, entre otras medidas para preservar el caladero dictadas por la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo argentino-uruguayo y publicadas por el Boletín Oficial de Argentina.

Estudios científicos determinaron que "es conveniente poner un límite a la presión extractiva" sobre la merluza, así como aplicar "medidas excepcionales que contribuyan a la recuperación" de esa especie.

"Estas medidas deben adoptarse con un criterio de precaución, de manera gradual, adaptativa y sujeta a evaluaciones periódicas en función del impacto biológico, económico y social sobre las pesquerías", dice la resolución de la comisión bilateral.

Considera, además, que "la recuperación" del caladero de merluza "solo será posible en tanto que todas las flotas" pesqueras que faenan en la zona marítima argentino-uruguaya "apliquen medidas en el mismo sentido".

De todos modos, reservó un "cupo adicional" de faena de 10.000 toneladas anuales de merluza en caso de que sea necesario autorizar para "minimizar los efectos económico sociales" que pudieran acarrear las medidas de preservación del caladero.

Argentinos y uruguayos también acordaron limitar la faena de gatuzos a 4.000 toneladas y de rayas a 9.000 toneladas durante este año, con el fin de proteger a esas especies.

A fines de mayo pasado Argentina suspendió la pesca de merluza en el litoral austral del país sobre el océano Atlántico y prohibió la de calamar ante una explotación excesiva que redujo las capturas de esas especies.