Bastante carne asada y mucha alegría. Así festejó el miércoles Uruguay su pase a la final de la Copa América.

El día clave será el domingo en la cancha de River Plate y si Uruguay gana la final ante Paraguay o Venezuela tendrá 15 títulos, uno más que Argentina, con quien hasta ahora comparte el liderazgo de máximo campeón.

Pero Uruguay vive el presente en calma: un poco de gimnasio y luego un suculento asado en el hotel donde se aloja que sirvió para festejar el 2-0 con el que despachó el martes a Perú, en La Plata, en una de las semifinales. Los suplentes se entrenaron en el predio de Argentina en Ezeiza y la mayoría de los titulares aprovechó para dormir una siesta.

"Las primeras horas son para descansar y no ponerse a pensar", dijo el miércoles Luis Suárez, autor de los dos goles ante los peruanos y que con un total de tres alcanzó al argentino Sergio Agüero, cuyo equipo fue eliminado precisamente por Uruguay.

"No podemos estar pensando en el próximo rival porque sino se nos va a hacer eterno", agrego el ariete del Liverpool de Inglaterra.

Suárez, precisamente, se encargó de mostrar por la red Twitter la "parrillada" en una postal en la que se lo ve junto a Maxi Pereira y Andrés Scotti.

Suárez dijo que la unión del grupo y la alegría que transmite dentro y fuera de la cancha es esencial para el buen rendimiento de la selección Celeste.

"Este es un grupo espectacular, nunca una mala cara, nunca una mala onda", aseguró el goleador. "Si vos ponés malhumor le puede perjudicar al grupo, por eso a nosotros nos caracteriza la buena onda y tirar para el mismo lado".

El zaguero central Sebastián Coates (Nacional, Uruguay) señaló que Uruguay está en la final gracias a la regularidad.

"Somos un equipo que viene creciendo y que por momentos estamos jugando bien", dijo Coates, quien en la reunión de prensa estaba al lado de Suárez.

En Uruguay podría reaparecer en la final el centrocampista Diego Pérez, quien purgó una fecha de suspensión ante los peruanos, cuando su lugar lo ocupó Walter Gargano.

Considerado una pieza clave en el equipo por el técnico Oscar Tabárez, el "Ruso" Pérez volvería en lugar de Gargano, en lo que sería el único cambio del equipo para la final.

Mauricio Victorino sigue aquejado por una lesión en la pierna izquierda sufrida cuando su equipo le ganó 5-4 por penales a Argentina en cuartos de final.

La "Celeste" también sigue de cerca la evolución del delantero Edinson Cavani y el zaguero Diego Godín. Cavani se perdió el encuentro frente a Argentina por una lesión en la rodilla, mientras que Godín no ha jugado en el torneo por una infección gripal.