La dupla venezolana integrada por Miguel Cabrera y Carlos Guillén fue la clave en el triunfo de los Tigres de Detroit por 8-3 sobre los Atléticos de Oakland.

Ambos pegaron jonrón de dos carreras para coronar racimo de seis anotaciones en el quinto episodio.

Cabrera (20) se voló la barda llevando a un corredor en el camino sobre los lanzamientos del abridor venezolano Guillermo Moscoso, mientras que para Guillén (1) fue su primer vuelacercas, también en la quinta entrada contra el misma lanzador, con un corredor en base. Para Cabrera fue su hit extra base número 600 de por vida.

En la lomita la victoria se la acreditó el abridor Rick Porcello (9-6) en seis episodios, permitió ocho imparables, tres carreras y ponchó a tres.

El derrotado fue Moscoso (3-5) en cuatro episodios y dos tercios, permitió nueve imparables, dos jonrones, siete carreras, dio una base y retiró a tres ponche.