El flamante ministro de Defensa uruguayo Eleuterio Fernández Huidobro afirmó el martes que buscará fortalecer la relación entre las fuerzas armadas y la ciudadanía.

En rueda de prensa en el Palacio Legislativo, Fernández Huidobro aseguró que cuando ocupe el ministerio "vamos a propugnar que esta relación sea cada día más íntima. Que el pueblo sienta propias a las fuerzas armadas y las fuerzas armadas se sientan parte del pueblo".

Aún no se ha precisado oficialmente cuándo Fernández Huidobro asumirá en reemplazo de Luis Rosadilla, quien se alejó del ministerio por enfermedad. Fernández Huidobro fue designado por el presidente José Mujica, quien sostuvo que quería tener en esa cartera a un "viejo compañero de ruta". Tanto Mujica como el flamante ministro fueron miembros del movimiento subversivo tupamaro.

Fernández Huidobro también se refirió a la investigación sobre una supuesta red de corrupción que involucra a altos mandos navales, entre ellos el almirante retirado y ex jefe de la fuerza de mar Juan Fernández Maggio, procesado con prisión en agosto.

Fue "una granada que explotó en manos de Rosadilla en los primeros días en su cargo, aunque la investigación venía del anterior gobierno", señaló el nuevo ministro.

La semana pasada la Armada volvió a estar en el centro de las sospechas cuando se incendiaron los depósitos del Servicio de Acción y Contabilidad, supuestamente para quemar documentación. El capitán de fragata Sergio Bique, jefe de la oficina de Relaciones Públicas de la fuerza de mar, dijo el martes a la AP que "aunque se comprobó que hubo intencionalidad en el incendio y hay un sospechoso, no se incendiaron documentos actuales". El sospechoso es un marino que no fue identificado.

"Todo fue puesto de inmediato en conocimiento de la jueza (Graciela) Gatti" a cargo de la investigación, agregó Bique. El portavoz de la Armada aseguró que el fuego sólo afectó parcialmente algunos documentos antiguos. Recordó que esos archivos datan de 1997 y que por ley deben seguir guardados diez años y luego pueden eliminarse.

"Son viejos archivos ya desclasificados", dijo Bique, pero admitió que por "las suspicacias que se originaron por ese incendio, la justicia fue informada de inmediato".