Con una buena dosis de ironía, una muestra de humor gráfico recientemente inaugurada en Buenos Aires ofrece una mirada diferente sobre la problemática del Riachuelo, el curso de agua más contaminado de Latinoamérica.

La exposición, titulada "Asignatura pendiente: Ría... chuelo", se realiza en el Museo Benito Quinquela Martín, del pintoresco barrio porteño de La Boca, donde el río Matanza desemboca en el Río de la Plata, formando el Riachuelo.

Los niveles de suciedad de este curso de agua le han convertido en el tercer río más contaminado del mundo y el primero de Latinoamérica, una situación que ha sido denunciada en varias ocasiones por organizaciones ecologistas como Greenpeace.

En una nueva mirada a este problema ambiental serio, las obras gráficas recogidas en esta muestra abordan el peliagudo asunto desde el humor negro.

"El tango fue una gran mentira para mí, nunca sentí el aroma de glicinias y magnolias", afirma un porteño trajeado en una de las imágenes exhibidas, negando el fétido olor que emana el Riachuelo.

"Pasa que usted siempre vivió frente al Riachuelo", contesta su interlocutor.

Algunas de las obras exhibidas fueron encargadas expresamente para la exposición y otras pertenecían ya a reconocidos humoristas gráficos como Caloi, Crist, Ferro, Garaycochea, Sendra y Tabaré.

Estos autores recurren al chiste gráfico para referirse a la contaminación del río de una manera directa y cercana, que llega a todo tipo de público.

Para ello, recurren a una visión del asunto "muy pertinaz, muy fina, con mucha ironía y mucha profundidad", afirmó a Efe Antolín Magallanes, director ejecutivo de la Fundación X La Boca, la institución encargada de organizar esta muestra.

Con ello consiguen que los visitantes no solo disfruten de las obras de arte, sino que al mismo tiempo reflexionen "más allá de lo artístico, por la línea del humor, sobre la problemática ambiental", explicó Magallanes.

El Museo Benito Quinquela Martín, que debe su nombre a un célebre pintor argentino, constituye además el emplazamiento perfecto para esta exposición, no solo por su situación geográfica -frente a las aguas contaminadas-, sino también por la historia que lo acompaña.

"La muestra se trajo a este museo porque creemos que es el lugar apropiado. El Riachuelo, el lugar que hay que sanear y reparar, está aquí enfrente. Y Quinquela Martín fue uno de los grandes artistas argentinos que tuvo su inspiración en el Riachuelo", explicó Magallanes.

Y es que aparte de dedicarse a la pintura, este pintor porteño dedicó su vida a La Boca, a mejorar su situación y la de los vecinos que habitan el barrio, y eso incluye su preocupación por la situación de las aguas que lo rodean.

Esa dedicación de Quinquela caló muy hondo y ha sido homenajeada en una de las obras de "Asignatura pendiente", precisamente la que se muestra en el cartel promocional.

Dicha imagen es una reproducción de una fotografía muy conocida de Quinquela, en la que aparece el artista pintando un cuadro a bordo de una barca en el Riachuelo.

Claro que en esta interpretación irónica se le muestra ataviado con una gran máscara antigás para protegerse de los tóxicos efluvios de sus aguas.

La exposición estará abierta al público en La Boca hasta el próximo 5 de agosto, y la idea es que se convierta en itinerante y recorra otros lugares de Argentina para seguir concienciando sobre este problema medioambiental.