El execonomista jefe del Banco Central Europeo (BCE) Otmar Issing advirtió hoy del "fin de la unión monetaria" europea, en caso de que se lleve a cabo una reestructuración de la deuda griega.

"Si Grecia sigue como miembro (tras la eventual reestructuración) y puede contar con nuevas ayudas y refinanciación desde el BCE, entonces estaremos ante el fin de la unión monetaria", apunta Issing, según informa en su edición de hoy el "Frankfurter Allgemeine Zeitung".

De producirse esa situación, Grecia seguirá sin controlar su deuda y se estará ante "simulaciones" de la evolución de su deuda basadas en "ingresos no realistas", prosigue el economista.

Issing ve como "inevitable" que se produzca un "recorte masivo" de la deuda soberana, pero considera que si después de eso Grecia sigue en el Eurogrupo tendrá "efectos fatales" para el conjunto de la zona, con dimensiones de un alud con una dinámica imparable.

Los políticos "que pretendan salvar así la unión monetaria acabarán siendo los enterradores de un euro estable", argumenta.

La advertencia de Issing, quien completó su mandato en el BCE en 2006, sigue a la llamada del presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, a través de una entrevista ayer en el "Financial Times Deutschland", en la que instaba a los gobiernos a ser "responsables".

La fórmula de la reestructuración de la deuda griega, o de un recorte de ésta, es la variante más insistentemente barajada por los medios, ante la cumbre de líderes de la zona del euro que deberá decidir el futuro del nuevo rescate griego, este jueves.

La cita tendrá lugar una semana más tarde de lo inicialmente esperado, puesto que Alemania frenó durante días su convocatoria a la espera de que pudiera ofrecer resultados concretos.

Finalmente ayer fuentes del Gobierno de Berlín confirmaron que la canciller alemana, Angela Merkel, acudiría a la cumbre y que confiaba "en un buen resultado" para la eurozona.