Alberto Contador pilló por sorpresa a sus rivales en el Tour de Francia al apostar sus fichas con un osado ataque en los Alpes, donde el martes pudo achicar diferencias con el líder Thomas Voeckler durante una lluviosa 16ta etapa de la ronda gala, ganada por Thor Hushovd.

El español Contador aceleró en el último ascenso de la ruta de 162,5 kilómetros entre Saint-Paul-Trois-Chateaux y Gap.

Entre los candidatos al título, el australiano Cadel Evans fue el único que no se descolgó.

Andy Schleck, el luxemburgués que al igual que Evans ha quedado dos veces segundo en el Tour, sobresalió dentro del grupo de favoritos que salió peor parado.

La victoria de etapa fue para el campeón mundial noruego Thor Hushovd.

"En todo momento tenía clarísimo que quería atacar, me daba igual quien cogiera mi rueda, sabía que alguno podría fallar", declaró Contador.

Voeckler sigue como líder de la clasificación general y no tiene reparos en decir que perderá la camiseta amarilla antes del final del domingo en París: "La sigo reteniendo por segundos, pero se nota que ya toqué techo", dijo el francés.

Hushovd ganó su segunda etapa de este Tour al vencer a su compatriota Edvald Boassen Hagen y al canadiense Ryder Hesjedal.

Fuerte como velocista, Hushovd exhibió nuevas habilidades cuando ganó la 13ra etapa en un exigente ascenso.

El noruego ha sido uno de los protagonistas de esta carrera, ya que ostentó la casaca amarilla y el león de peluche durante seis días al inicio tras la victoria de Garmin-Cervelo en la contrarreloj por equipos.

"Ganar otra etapa es muy lindo", dijo Hushovd.

Diez corredores marcaron el paso durante la mayor parte de la carrera, pero al final el grupo quedó en el trío de los dos noruegos y el canadiense.

Cuando el pelotón se aprestaba a tomar la última subida al Col de Manse, a 15 kilómetros de la meta, Contador atacó para reducir en 20 segundos la ventaja que le sacan los otros favoritos.

El mensaje de Contador fue claro: no se olviden de mí.

Superó por 18 segundos a Voeckler en la etapa, con lo que ahora el francés le aventaja por 3 minutos y 42 segundos.

Aún más importante el español también acortó diferencias con respecto a Schleck.

Evans cruzó la meta con un retraso de 4:23 como undécimo, pero fue el primero entre los favoritos. Contador quedó un poco atrás del australiano, tres segundos después como duodécimo.

Voeckler y el hermano mayor de Andy Schleck, Frank, entraron 21 segundos después detrás de Evans. Andy Schleck, escolta de Contador, en las pasadas dos ediciones, llegó con un retraso de 1:09 con respecto al australiano y a 1:06 detrás de Contador.

"Es una sorpresa. Prensaba que eran 20 segundos o así. Pues estoy muy contento, entonces. Ha sido una diferencia grandísima mucho mayor de lo que podía esperar", declaró Contador al conocer el tiempo que había recortado a sus rivales.

En la general, Evans adelantó a Frank Schleck para situarse segundo, a 1:45 de Voeckler. Frank Schleck, ahora tercero, está a 1:49. Contador escaló un peldaño al sexto, a 3:42 atrás.

Andy Schleck se mantiene cuarto, pero a 3:03 del liderato, en contraste a los 2:15 cuando empezó la jornada. Mucho peor le fue al italiano Ivan Basso, quien entró 51 segundos después de Evans para caer del quinto al séptimo lugar, a 3:40 de la cima.

Frank Schleck reconoció que tanto él como su hermano fueron sorprendidos por Contador.

"Sabemos que él es un corredor que ataca cuando está bien de piernas", dijo Frank.

"Lo de hoy no significa nada, estoy en buena forma", dijo Andy. "El Tour no ha teminado, apenas comienza".

Si bien los Schlecks marchan adelante de Contador, los expertos consideran que deben sacar una buena diferencia para poder aguantar la contrarreloj individual del sábado, donde el español es fuerte.

"Queda mucho, ha sido un buen día, ahora recuperar y pensar en mañana", comentó Contador. "Va depender mucho de la meteorología, que hoy ha sido bastante mala".

La carrera de tres semanas entrará a territorio italiano el miércoles para una 17ma etapa de 179 kilómetros entre Gap y la localidad de Pinerolo en el país vecino.