El número de muertos por la ingesta de alcohol adulterado en Ecuador se elevó hoy a 22 y hay 105 intoxicados, informó el Ministerio de Salud, que ha constatado que el licor contenía metanol, una sustancia nociva para el organismo.

Hoy se añadió una víctima más a la lista oficial de muertos, mientras rige la "ley seca" en todo el país, con lo que está prohibida la venta y consumo de toda bebida alcohólica.

Veinte de los fallecidos son de la provincia de Los Ríos, en el suroeste del país, donde la semana pasada se celebró una fiesta tradicional, en la que aparentemente se consumió el alcohol adulterado.

Los otros dos son de la provincia de Tungurahua (centro) y murieron tras ingerir el vino "Tentador", por lo que se clausuró la envasadora de esta bebida, según informó hoy el Ministerio de Salud.

El Comandante de la Policía, Patricio Franco, dijo a la prensa que ese cuerpo se ha incautado de 3.239 litros de alcohol no registrado a nivel nacional, la mayoría en Los Ríos.

A esa cifra se añaden 450 litros de licor de fabricación casera decomisados hoy en tres lugares diferentes de la localidad de Calacali, cerca de Quito, explico Edgar Logroño, comandante de la Unidad de Vigilancia de Centro-Occidente de la policía.

Las autoridades realizarán ahora un análisis para determinar si está adulterado.

La policía ha detenido hasta el momento tan solo a una persona, que presuntamente vendía licor adulterado y dio el nombre del distribuidor al que se lo compró, cuya pista siguen ahora los agentes, explicó a Efe una fuente de ese cuerpo, que pidió no ser identificada.

Las autoridades aun no han determinado el posible origen del licor adulterado, confirmó el funcionario.

En un mensaje enviado hoy por la red social twitter, el ministro de Salud, David Chiriboga, informó que en la destilación artesanal "las partículas de madera pueden convertirse en alcohol metílico".

El Gobierno decretó el estado de excepción a nivel nacional, para facilitar la actuación de las fuerzas armadas y la policía, y ordenó el decomiso de toda clase de alcohol sin registro sanitario.

La ley seca rige para todo tipo de bebidas alcohólicas.

El ministerio de Salud ha pedido que acudan a los hospitales todas las personas que sientan náuseas, vómito, dolor abdominal, alteraciones visuales, convulsiones, alteraciones de la conciencia o respiración agitada.

También ha urgido a los ciudadanos a que desechen el licor sin registro sanitario del que dispongan.