Un grupo periodístico de Nueva Zelanda reportó que el devastador sismo que azotó Christchurch en febrero sacó a la luz una presunta red de espionaje israelí.

Tres israelíes murieron en el temblor, cuyo saldo fue de 181 muertos. Otros israelíes escaparon.

El grupo de periódicos Fairfax, que no reveló cómo obtuvo la información, dijo que uno de los israelíes que murieron llevaba consigo al menos cinco pasaportes

Fairfax dijo que el primer ministro neocelandés John Key recibió cuatro llamadas de su homólogo israelí Benjamin Netanyahu luego del temblor, y que un escuadrón israelí de búsqueda y rescate no acreditado revisaba una zona acordonada en Christchurch cuando fue detenido por autoridades de Nueva Zelanda.

Key dijo el miércoles a los medios de comunicación que no era benéfico para el país comentar sobre el reporte.