La apelación del toletero dominicano David Ortiz, de los Medias Rojas de Boston, y del cerrador Kevin Gregg, de los Orioles de Baltimore, sobre la suspensión inicial que le impusieron de cuatro partidos a ambos por haber iniciado pelea colectiva permitió a ambos reducirla a tres y comenzarla a cumplir este mismo lunes.

En principio, la suspensión a cada jugador fue de cuatro partidos. El castigo se redujo después de que ambos apelaron y eso fue lo que les obligó a cumplirla de inmediato.

Ortiz y Gregg se perderán toda la serie que sus respectivos equipos van a disputar entre si desde hoy lunes hasta el miércoles.

Las acciones de Ortiz y Gregg fueron las que le generaron el castigo el pasado 14 de julio, por los hechos ocurridos seis días antes en el Fenway Park, el campo de los Medias Rojas.

"Ahora tengo que aceptar esto como un hombre", declaró Ortiz. "Uno no quiere hacer las mismas cosas de nuevo. No estuvo bien lo que hice, de modo que debo ser castigado. Sólo deseo dejar esto atrás y continuar con la temporada".

El problema comenzó cuando Gregg hizo dos lanzamientos adentro que pasaron rozándole a Ortiz, quien comenzó a avanzar hacia el montículo después del segundo de esos disparos.

Los jugadores salieron de las cuevas y de los bullpens, pero el incidente no pasó a mayores.

Luego de retirar a Ortiz mediante un elevado, Gregg le dijo algo. El dominicano enfureció y corrió desde el sendero de la inicial hacia el montículo, donde ambos comenzaron a lanzarse golpes.

"Las Grandes Ligas han ofrecido imponer una suspensión de tres juegos y reducir ligeramente la multa", comentó Gregg. "Ortiz y yo nos vamos a perder esta serie, así es".

Gregg se disgustó por haber recibido el mismo castigo que Ortiz. Insiste en que sólo hizo su trabajo --lanzarle adentro a un bateador peligroso--, y consideró que la reacción de Ortiz fue exagerada.

"Hablé un poco con la liga, hablé con la asociación de peloteros", explicó Gregg. "Al final hay que hacer lo mejor para el equipo. Sólo hacer las cosas y cumplir con esto. Todavía no pienso que haya sido justo que nos hayan puesto la misma multa y la misma suspensión, pero hay que dejar atrás esto y seguir con la temporada".

Mike González, relevista de los Orioles, apeló su suspensión de tres juegos, y su recurso no ha sido atendido por las Grandes Ligas.

El piloto de los Orioles, Buck Showalter, había cumplido ya su juego de suspensión.

Showalter y González fueron expulsados después de que el serpentinero le lanzó una recta a la espalda a Ortiz el 10 de julio, en el final de la serie.