Los residentes de la región centro-norte de Estados Unidos se vieron el martes sofocados por una ola de calor inusualmente intensa que avanza lentamente hacia el este.

Desde Texas hasta las Dakotas, y al este hasta Illinois e Indiana, los índices de temperatura e humedad aumentaron el lunes y se anticipaba que seguirían elevados por lo menos hasta el fin de semana, cuando los meteorólogos dicen que las ciudades de la costa este padecerán lo mismo.

Diecisiete estados emitieron advertencias o avisos por la onda de calor. El índice de calor sobrepasó fácilmente los 38 grados centígrados (100 Fahrenheit) en muchos sitios, incluso 48 C (119 F) en Madison, Minnesota, y 52 C (126 F) en Newton, Iowa.

La onda cálida se hacía sentir el martes en la costa este, y el Servicio Meteorológico Nacional dijo que las temperaturas en Nueva Jersey podían alcanzar los 38 centígrados (100 F) para el fin de semana.

Se abrieron centros de aclimatación en varias ciudades para ofrecer alivio a los residentes de menores ingresos y se anticipaba que seguirían abiertos durante el día hasta que amainara el calor.

Chicago abrió seis centros e invitó a los residentes a concurrir a cientos de edificios públicos con aire acondicionado, incluso bibliotecas y estaciones policiales.

Anne Sheahan, vocera del Departamento de Servicios de Familias y Apoyo, de la ciudad, calculó que aumentará el número de refugiados en los centros a medida que arrecie el calor. La municipalidad también ofrecía transporte a los centros.

Las autoridades de Chicago intensificaron sus precauciones después que una ola de calor en 1995 mató a más de 700 personas en menos de una semana. Ahora las temperaturas por encima de los 90 grados C (32 F) activan un plan de emergencia que incluye llamados y visitas de empleados municipales a los residentes vulnerables y ancianos.

El consumo de electricidad subió por el uso constante de los acondicionadores de aire.

En Ames, Iowa, donde se anticipaban temperaturas de 35 C (95 F) grados el martes, el servicio de electricidad pidió a los residentes que redujeran el consumo debido a la alta demanda, sugiriendo que apagaran los electrodomésticos sin usar, que cerraran las cortinas durante el día y lavasen la ropa bien temprano o por la noche, después de las horas de mayor consumo.