Los votantes estadounidenses que ven mucho la televisión pero están mal informados sobre temas políticos tienen más probabilidades de decantarse por un candidato con buena apariencia, según un nuevo estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El informe señala que por cada diez puntos de ventaja que un candidato consigue debido a su apariencia, la mitad responde al apoyo de aquellos votantes que tienen menos información política y pasan más tiempo delante de la televisión.

Los autores del estudio, Chappell Lawson y Gabriel Lenz, utilizaron como referencia dos investigaciones sobre el comportamiento de los votantes durante las elecciones legislativas de 2006.

Uno de los sondeos, una iniciativa respaldada por 39 universidades con el título de Estudio Cooperativo sobre Elecciones al Congreso (CCES), contó con la participación de 36.500 votantes y valoró el conocimiento de estos y sus hábitos televisivos entre otros parámetros.

El otro estudio, dirigido por el profesor de psicología de la Universidad de Princeton, Alex Todorov, pidió a los votantes que eligieran, en función de la apariencia, qué candidatos parecían más competentes en 64 campañas al Senado y a puestos de gobernador.

Lenz indicó, en declaraciones a la revista Politico, que la cifra de votantes en esta categoría es "suficiente para decidir un porcentaje significativo de elecciones".

"Nosotros como país, y las democracias en general, deberíamos de hacer un mejor trabajo a la hora de hacer que sea fácil acceder a la información", destacó el co-autor del estudio.