En la película "No Country for Old Men" (Sin lugar para los débiles), el asesino interpretado por Javier Bardem recolectaba sin piedad los pagos de sus deudores con una pistola.

En su vida real, el ganador de un Oscar le tiene más comprensión a los piratas.

"La gente no tiene dinero y los precios de los boletos para el cine son aveces demasiado costosos", dijo Bardem el martes en Ginebra. "Puedo entender esto".

Sin embargo, en actor español de 42 años considera que bajar películas del internet ilegalmente perjudica a nueve de 10 actores que ya tienen dificultades financieras.

"En lo que no estoy de acuerdo es en la mentalidad de las personas que creen que la piratería está bien", dijo el actor.

Bardem viajó a Suiza para presentarse ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y apoyar un nuevo tratado internacional para proteger a los actores en el mundo. Lo acompañó la actriz egipcia Esaad Younis, el productor británico Iain Smith y el director indio Bobby Bedi.

La organización realiza actualmente negociaciones para crear un tratado que podría ser aprobado el próximo año.

Bardem pidió que los actores tengan la misma protección que los músicos y los escritores, incluyendo el derecho a ganar dinero por el uso de sus actuaciones más allá del estreno de las películas. También dijo que le gustaría que los boletos de las cintas fueran menos costosos, pues de esa forma hasta los piratas irían al cine una que otra vez.

Cuando le preguntaron si ha bajado alguna película o canción de forma ilegal el actor respondió:

"Apenas puedo usar mi iPhone", dijo Bardem.