El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs anunció hoy que registró una ganancia neta de 1.960 millones de dólares en la primera mitad de su ejercicio fiscal 2011, el 48 % menos que en el mismo periodo del año anterior, aunque solo en el segundo trimestre sus beneficios se dispararon el 132 %.

La compañía anunció que entre enero y junio de este año registró un beneficio neto por acción de 3,4 dólares, comparado con los 6,41 dólares que ganó durante los mismos seis meses de 2010, cuando sus beneficios ascendieron a 3.749 millones de dólares.

En este primer semestre del año el banco de inversión facturó 19.175 millones de dólares, lo que supone un descenso del 11 % comparado con 21.616 millones de dólares que ingresó entre enero y junio de 2010, influido principalmente por una caída del 33 % -hasta 6.198 millones de dólares- de su área de operaciones en los mercados.

En ese mismo periodo los gastos operativos de la compañía se redujeron el 10 % al pasar desde los 15.009 millones de dólares del primer semestre de 2010 hasta los 13.523 millones de dólares del mismo periodo de este año.

Por lo que se refiere a los resultados relativos al segundo trimestre del año -el periodo al que más atención prestaban hoy los analistas estadounidenses-, la compañía anotó unos beneficios netos de 1.052 millones de dólares (1,85 dólares por acción), un contundente 132 % más que en el mismo periodo del año precedente, cuando ganó 453 millones de dólares (78 centavos por título).

Si se incluyen los dividendos que la firma repartió entre sus accionistas preferentes, la firma ganó 1.087 millones de dólares entre abril y junio, el 77 % más que en el mismo periodo de 2010.

Ese aumento en sus beneficios se produjo a pesar de que entre abril y junio de este año sus ingresos se redujeron un 18 % hasta 7.281 millones de dólares, comparado con 8.841 millones del mismo periodo del año precedente.

El banco de inversión con sede en Nueva York también logró reducir sus gastos operativos considerablemente en este segundo trimestre del año, cuando se colocaron en 5.669 millones de dólares, el 23 % menos que los 7.393 millones del mismo periodo del año precedente.

La compañía detalló que durante este trimestre procedió a la recompra de 10,8 millones de acciones comunes por un total de 1.500 millones de dólares.

"Durante el segundo trimestre, el entorno en el que operamos fue más difícil dadas las preocupaciones macroeconómicas a nivel mundial", dijo el presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, al conocerse los resultados.

El máximo responsable de la compañía reconoció que el banco de inversión registró "unos resultados decepcionantes ya que redujimos nuestro riesgo en los mercados como respuesta a un intento de gestionar las fluctuaciones de precios y la liquidez del mercado".

Los resultados del banco de inversión decepcionaron ligeramente a los inversores, que esperaban que la facturación de la compañía superase 8.000 millones de dólares en el segundo trimestre del año, por lo que una hora después del inicio de la sesión en la Bolsa de Nueva York sus acciones descendían el 0,8 % hasta 128,22 dólares, mientras que en lo que va de año se ha dejado el 23,75 % de su valor en bolsa.