Un fuerte terremoto sacudió el miércoles una remota zona del sur de Kirguistán, en la frontera con Uzbekistán, pero no se reportaron muertes ni daños serios.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que el sismo de magnitud 6,2 sucedió alrededor de la 1:35 de la madurgada en un área a unos 35 kilómetros (22 milla) de la ciudad uzbeka de Ferghana, que tiene una población de más de 200.000.

En Andiyán, la siguiente ciudad más grande en el valle de Fergana, a 100 kilómetros (60 millas) del epicentos, los pobladores dijeron a la The Associated Press que muchas personas tuvieron que huir asustados de sus hogares y estaban pasando la noche en las calles.

Reportes de prensa de toda el área informaron testimonios similares sobre cómo se estremecieron los edificios y las grietas se formaban en las paredes de las casas.

El Ministerio de Situación de Emergencia informó que todavía no había información disponible sobre muertes o daños. Comisiones de protección nacional se encaminaban a las áreas afectadas para proveer ayuda, agregó el ministerio.

Los sismos ocurren con relativa frecuencia en esta montañosa región del ex soviética en Asia central.

En julio de 2008, un sismo de 6,6 de magnitud cerca de las fronteras de Kirguistán con Tayikistán y China arrasó con la villa montañosa remota de Nura matando al menos a 74 personas.

Kanat Abdrakhmatov, director del instituto de sismología de la Academia Nacional de Ciencias, dijo que el temblor del miércoles parece ser similar al que golpeó a Nura, y que era probable que existiera algún daño porque las construcciones en el área son estructuralmente débiles.