El Tesoro español adjudicó hoy 4.448 millones de euros (unos 6.300 millones de dólares) en letras a doce y dieciocho meses y tuvo que subir casi un punto porcentual el interés de ambas denominaciones, hasta niveles de 2008 y 2002, respectivamente.

Así, se adjudicaron 3.787,55 millones de euros en letras a un año con un interés marginal del 3,760 %, y 660,88 millones en letras a un año y medio con una rentabilidad del 3,980 %.

La puja ha cubierto con creces el objetivo máximo de la emisión, que oscilaba entre 3.500 y 4.500 millones de euros, en tanto que la demanda, que ha rozado los 11.900 millones de euros, confirma el interés de los inversores por la deuda soberana española.