El transbordador Atlantis completó hoy su pirueta de inspección en torno a la Estación Espacial Internacional (EEI) y comenzó a alejarse del puesto orbital por última vez con rumbo a la Tierra, informó la NASA.

A las 06.28 GMT la nave, con cuatro astronautas a bordo, soltó amarras de la EEI, donde residen otros seis tripulantes, e inició un vuelo de 360 grados mostrando su parte inferior para la inspección ocular desde la estación.

El propósito es determinar la condición de los paneles térmicos que revisten la cubierta, el borde delantero y la superficie de las alas que protegen al transbordador cuando, al entrar en la atmósfera a su retorno, se somete a una temperatura de unos 2.000 grados.

Casi dos horas después, cuando completó la pirueta, la nave empezó a alejarse de la EEI, mientras ambos aparatos orbitaban la Tierra a unos 27.000 kilómetros por hora.

La tarea siguiente de los tripulantes del Atlantis es la inspección del exterior de la nave con un brazo robótico de 15 metros de longitud desde el que una cámara toma imágenes tridimensionales de alta fidelidad para revisar, nuevamente, la cubierta térmica.

Los técnicos e ingenieros de la NASA en el Centro Espacial Johnson, en Texas, desde donde se controla la misión, estudiarán la información recogida en todas estas inspecciones y mañana, miércoles, decidirán si la nave está en condiciones aptas para el retorno.

El aterrizaje del Atlantis está previsto para el jueves a las 09.58 GMT.