El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se desvinculó hoy de la solicitud de procesamiento por estafa del gobernador Henrique Capriles, uno de los principales precandidatos de la oposición a la Presidencia en 2012, y anunció la expulsión del militante del partido que la interpuso.

"Nosotros queremos decir que el PSUV (partido del presidente Hugo Chávez) no tiene nada que ver con eso, en absoluto; que este compatriota, llamado Gerson Pérez, no ha sido autorizado por el partido para realizar una acción de esa naturaleza, y que, al contrario, está expulsado del partido", dijo el vicepresidente del partido, Aristóbulo Istúriz, en rueda de prensa.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano admitió el pasado viernes la solicitud de antejuicio de mérito, momento procesal en que se determina si hay causas para la apertura de juicio contra un alto funcionario público, presentada por el ciudadano Gerson Pérez Suárez contra Capriles.

La petición contra Capriles, gobernador del estado Miranda (que abarca parte de Caracas) y aspirante en las primarias de la oposición del 12 de febrero del año próximo para elegir un candidato a la Presidencia, se fundamentó en la presunta comisión de los delitos de estafa a la nación con ánimo doloso y corrupción administrativa.

Según el demandante, bajo la gestión de Capriles varias empresas supuestamente pertenecientes a la familia del gobernador ejecutaron obras en la Gobernación de Miranda, lo que "que evidenciaría", según el acusador, la violación de la Ley contra la Corrupción, Ley de Licitaciones y Ley de Contraloría.

Istúriz, por su parte, aseguró que su partido quiere que el gobernador de Miranda participe en los comicios presidenciales de 2012 para que las fuerzas revolucionarias lo derroten.

"Nosotros más bien creemos que si Capriles se cree con condiciones de participar, que participe para poderlo derrotar como debe ser, no es que se va a hacer la víctima y va a utilizar estrategias de este tipo para ponerse como víctima electoral", subrayó Istúriz.

Capriles criticó la apertura del antejucio después de que el TSJ aceptara la presentación de la solicitud y afirmó en su cuenta de Twitter que "algunos tienen miedo al futuro".

"Se quiere crear zozobra, incertidumbre a nuestro pueblo, no hay antejuicio ni juicio porque no hay caso, lo único que nos ocupa es seguir trabajando!", subrayó.