El Gobierno paraguayo no necesita tratar con Brasil para resolver las invasiones de tierra que afectan a los productores de origen brasileño afincados en el este del país, dijo hoy el secretario General de la Presidencia, Miguel López Perito.

"Es un tema de soberanía. La solución y las medidas que toma el país no son cuestiones bilaterales", señaló López sobre el anuncio de que un grupo de colonos brasileños pedirán la intervención de las autoridades brasileñas en el conflicto agrario campesino en la zona fronteriza.

En declaraciones que publica la agencia oficial IP Paraguay, López destacó, sin embargo, que hay una comunicación fluida con el embajador brasileño en Paraguay, Eduardo Dos Santos, sobre la situación que aqueja a los inmigrantes del vecino país.

Las autoridades paraguayas lograron la semana pasada el desalojo pacífico, tras tres meses de ocupación, de cientos de campesinos de una hacienda agrícola que el empresario brasileño Tranquilo Favero controla en Ñacunday, a unos 400 kilómetros al sureste de Asunción.

Los campesinos consideran que los productores agrícolas de origen brasileño, que preferentemente cultivan soja, principal fuente de divisas del país, se han apropiado de tierras fiscales que reclaman para sí, en medio de denuncias de adjudicaciones irregulares o de doble titulación.

"Él (embajador) está enterado paso a paso de lo que ha pasado, hemos tenido una reunión con el presidente (Fernando) Lugo, con los productores", señaló López al recordar que el diplomático participó de una reunión entre el gobernante y los hacendados brasileños.

El jefe de ministros descartó también que los problemas de tierra de los colonos brasileños incida en el desembolso que Brasil deberá hacer a Paraguay en el aprovechamiento conjunto de la hidroeléctrica de Itaipú.

"No estamos en 1865. La coyuntura ha cambiado, estamos en una coyuntura de integración, cooperación, entendimiento, donde para Brasil, Paraguay, Argentina, y Uruguay, es mucho más productivo, en vez de pelear, cooperar", expresó López.

El funcionario se refirió a la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870) que Paraguay libró contra Argentina, Brasil y Uruguay.