Tal parece ser que el resto del mundo sigue confiando en el Tío Sam, pese al actual estancamiento de las negociaciones en Washington para aumentar el límite de la capacidad de endeudamiento que podría significar que Estados Unidos incumpla con el pago de su deuda por primera vez en su historia.

Los inversionistas extranjeros no se sienten incómodados por la situación tal como demuestran al haber comprado 38.000 millones de dólares de la deuda estadounidense en mayo aumentando sus acciones un 0,6% a 4,51 billones de dólares, informó el lunes el Departamento del Tesoro.

Esa transacción tuvo lugar pese a que Estados Unidos había llegado en mayo a su límite de endeudamiento de 14,3 billones de dólares. Y el Departamento del Tesoro afirma que el Congreso tiene ahora solo 14 días para aumentar ese límite crediticio de lo contrario el gobierno no podrá cumplir con sus obligaciones de pago.

Sin embargo, la atracción de los inversionistas extranjeros por la deuda estadounidense no es ciega como parezca. Ellos esperan que los legisladores al final aumentarán el límite de endeudamiento a fin de evitar una posible crisis financiera mundial. Asimismo esperan que el gobierno federal optaría por reducir el gasto si acaso no logra un acuerdo sobre nuevos límites de gastos en vez de retener el pago de intereses a los dueños de bonos.

Y hay pocas posibilidades para los grandes inversionistas que se sienten seguros o cómodos comerciando con la deuda estadounidense.

"El mercado ha señalado probabilidad de casi cero que se produzca un actual incumplimiento de los pagos", destacó Thomas Simons, un economista especializado en mercados bursátiles de la firma Jefferies & Co.

Simons pronostica que el número de inversionistas extranjeros habría aumentado desde mayo. El debate sobre el límite de préstamos sólo ha empeorado desde entonces, pero los inversionistas son guiados por la política del Departamento del Tesoro que constituye la misma razón de siempre: la seguridad.

El crecimiento de la economía estadounidense comenzó a ser menor este año, lo cual ha hecho que las acciones sean menos atractivas. La deuda de otros países es ya sea muy riesgosa o no tienen lo suficiente. Los gobiernos europeos están saturados por una crisis de deuda mucho más intimidante que el enfrentamiento que hay en Washington sobre el límite de endeudamiento.

"Lo mejor que nos puede suceder es que por ahora Europa esté en tal mal estado", destacó Jay Bryson, economista mundial de Wells Fargo Securities.

Los países con finanzas más fuertes tales como Alemania, Suiza y Australia no emiten suficiente deuda ante la satisfacción de países como Japón, China y el Reino Unido, que necesitan colocar cientos de millones de dólares de reservas líquidas en bienes que puedan vender cuando necesiten.

China que es el principal comprador de la deuda del tesoro estadounidense, aumentó sus bienes en mayo por segundo mes consecutivo después de cinco meses de descenso. Los bienes de China aumentaron a 7.300 millones de dólares a un total de 1,16 billones de dólares.