El banco estadounidense Bank of America perdió en el segundo trimestre del año 8.826 millones de dólares, lo que atribuyó en parte al acuerdo alcanzado en junio pasado sobre la comercialización de bonos respaldados en hipotecas de Countrywide Financial.

Con esos resultados trimestrales publicados hoy la repercusión por acción fue de 90 centavos. En el mismo periodo de 2010 ganó 3.123 millones de dólares (38 centavos por título).

"Es obvio que nuestro negocios continúan afectados por los costes que estamos teniendo en relación con las asuntos de las hipotecas", dijo el presidente y consejero delegado de Bank of America, Brian Moynihan.

Para los primeros seis meses de este año las pérdidas de este banco ascendieron a 6.777 millones de dólares (73 centavos por acción), frente a la ganancia registrada de 6.305 millones de dólares (56 centavos por título) en el mismo semestre de 2010.

La institución de Charlotte (Carolina del Norte) intensificará sus esfuerzos "para dejar atrás la incertidumbre relacionada con las hipotecas, crear capital a través de nuestra fortaleza y proporcionar retornos a los accionistas", dijo Moynihan.

El primer banco estadounidense por volumen de activos anunció en junio que había previsto una pérdida neta para el segundo trimestre del año entre 8.600 y 9.100 millones de dólares.

También informó el mes pasado de que disponía de una reserva de 20.400 millones de dólares para ese periodo de cara a resolver contenciosos relacionados con los bonos hipotecarios.

En esa cifra se incluían 14.000 millones de dólares para afrontar los problemas causados por su filial Countrywide Financial, y de ellos 8.500 millones correspondían al acuerdo con un grupo de 22 inversores, entre los que están las gestoras de fondos como Pimco y Black Rock, la aseguradora MetLife y el banco de la Reserva Federal de Nueva York, entre otros.

Los ingresos de la institución en el segundo trimestre de 2011 fueron de 13.483 millones de dólares, frente a los 29.450 millones que se anotó de abril a junio del anterior ejercicio y ligeramente superior a la pronosticada por los analistas, que era de 12.340 millones de dólares.

El banco, uno de los más golpeados por la crisis de las hipotecas tóxicas que se desencadenó hace más de tres años indicó que ha registrado un incremento en las actividades de la banca comercial, así como de su división de tarjetas de crédito, en la gestión de activos y en la banca de inversiones.

Así su división de tarjetas de crédito registró en estos tres meses unos ingresos de 2.000 millones de dólares, frente a los 1.200 millones de dólares del mismo trimestre de 2010, mientras que en el caso de la banca comercial la ganancia neta fue de 1.400 millones de dólares en ese trimestre de este año, y de 566 millones de dólares en la misma fecha del ejercicio anterior.

Las acciones de Bank of America ganaban tras la apertura de la bolsa de Nueva York un 0,21 % hasta 9,74 dólares por título, mientras que en lo que van de año se han depreciado un 27,14 % y en los últimos doce meses un 30,47 %.