Las disputas territoriales y los altercados en el Mar del Sur de China eran considerados los temas centrales del máximo foro de seguridad de Asia esta semana, mientras Vietnam y Filipinas acusaban a China de interferir en sus intentos de exploración en busca de recursos energéticos.

Los ministros del Exterior de los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) llegaron el martes a un hotel de cinco estrellas fuertemente custodiado en la isla vacacional indonesia de Bali para su reunión anual. Durante la semana se integrarán funcionarios del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, Europa y Estados Unidos para participar en el Foro Regional de la ASEAN.

El presidente indonesio Susilo Bambang Yudhoyono dijo en su discurso de apertura que entre las metas del bloque del sureste asiático se encuentra la creación de una comunidad económica estilo europeo para 2015 y el combate de amenazas como el cambio climático y la trata de personas.

Pero la crisis nuclear norcoreana también estará sobre la mesa — y estarán presentes los representantes de las seis partes que participaron en las estancadas negociaciones que intentaban convencer a Pyongyang que interrumpa su programa de armamento nuclear.

Sin embargo, algunos funcionarios creen que las negociaciones se verán opacadas por la postura cada vez más firme de China en el caso del Mar del Sur de China, una zona potencialmente rica en recursos.

El foro ASEAN, que fue creado en 1967, está integrado por Brunei, Camboya, Laos, Indonesia, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam.