El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, consideró que España debe continuar con su programa de reformas económicas para distanciarse de Grecia y desactivar las presiones de los mercados.

"España ya ha tomado las medidas convenientes, lo que hay que hacer es aplicarlas", dijo el comisario en declaraciones a un grupo de periodistas españoles.

Almunia descartó que el Gobierno español haya actuado con lentitud y explicó que se trata de "reformas de calado" cuya aplicación no se puede culminar "en dos días ni en dos meses".

Concretamente, España está inmersa en la reestructuración del sector de las cajas de ahorros y el proceso de consolidación fiscal de las cuentas públicas, para el que el Gobierno tratará de presentar un presupuesto para el año que viene que corrija las posibles desviaciones del objetivo del déficit del 6 % del PIB, que se ha fijado para este año.

Respecto a la situación del sector bancario, Almunia ya rebajó ayer la importancia de los cinco suspensos obtenidos en las pruebas de solvencia publicadas el viernes y dijo que el proceso de reestructuración de las cajas suspendidas (CAM, CataluñaCaixa, Unnim, Caja3, además del Banco Pastor) es "más ambicioso" que los límites considerados en los test de estrés.

El comisario también respaldó la opinión de las autoridades españolas, que ven innecesaria una recapitalización de las cajas suspendidas, por considerar que cuentan con capital suficiente si se incluyen las provisiones genéricas que no han sido contabilizadas por el regulador bancario europeo en los resultados.

Preguntado por si un adelanto electoral conviene a España en el momento actual, Almunia dijo hoy que ese aspecto "no depende de la Comisión Europea".

El comisario también confió en que un resultado positivo de la cumbre de jefes líderes de la zona euro prevista para el próximo jueves sirva para calmar a los mercados, que están "muy nerviosos, con muchas tensiones".

"Yo creo que si los jefes de Estado y de Gobierno adoptan una decisión clara, que vaya al fondo del problema, los mercados tomarán nota", dijo Almunia, quien explicó que aunque los "mercados a veces son imprevisibles", reaccionarán ante "la racionalidad de una decisión política que vaya al fondo del asunto".