Alberto Contador tiene claro que se le agota el tiempo — y las etapas — para acortar diferencias con sus rivales en el Tour de Francia.

Al iniciar la última semana de la carrera, rumbo a los Alpes, el español tendrá que poner toda la carne en el asador para poder conseguir un cuarto título.

Hasta ahora, una mezcla de mala suerte y una fastidiosa dolencia en la rodilla han conspirado en su contra, complicándole para lanzar sus ataques en las montañas.

"Este ha sido el Tour más duro que me ha tocado. He perdido mucha fuerza desde el inicio", dijo Contador el lunes, el segundo día de descanso de la carrera. "Es cierto que sin el retraso que tuve en la primera etapa, ahora estaría en buena posición para ganar el Tour y esperando por la última crono".

Contador tiene que ver cómo lograr podar la diferencia de cuatro minutos que le saca el líder general, el francés Thomas Voeckler. También tiene que remontar ante los hermanos luxemburgueses Andy y Frank Schleck, además del australiano Cadel Evans.

Después de 15 de las 21 etapas, Contador marcha séptimo en la general, a 2:11 de Frank Schleck; a 1:54 de Evans, a 1:45 de Andy Schleck y a 44 segundos del italiano Ivan Basso.

Contador y su equipo Saxo Bank no tienen otra alternativa que ser agresivos en los ascensos de máxima categoría que se disputarán esta semana en los Alpes.

La 17ma etapa el miércoles entre Gap y Pinerolo sólo tiene un ascenso de primera categoría y no será tan exigente como los que se vendrán en los dos siguientes días previo a la contrarreloj de 42,5 kilómetros.

Todos estarán pendientes de las etapas 18 y 19 con los ascensos en Galibier, d'Izoard y el mítico L'Alpe d'Huez, todos fuera de categoría porque son demasiados fuertes para tener una clasificación.

"En los Alpes los puertos son más largos y con mayor altitud. Muchos no se sentirán bien. Necesitamos atacar y romper la carrera para intentar desbancar a Evans, que cada día que pasa tiene más cerca la victoria", dijo Contador.

Contador perdió mucho tiempo con respecto a los hermanos Schleck y Evans cuando se vio involucrado en una caída en cadena durante la primera etapa.

A esto se le suma una seguidilla de percances, con caídas en las etapas 5 y 9, golpeándose dos veces la rodilla derecha.

"El principal problema del Tour han sido las caídas. La rodilla la he tenido muy tocada, y eso hace que no lleves tu pedaleo natural y cambie el estilo. De salida me sigue dando problemas, pero luego mejora. Confío en que voy a estar mejor en los Alpes", destacó.