El primer ministro de Irak se encuentra el lunes en Beijing donde dio comienzo a su primera visita oficial a China en un probable intento por atraer mayor inversión de la nación asiática a su país.

Irak — un país que se ha visto afectado por la guerra pero que cuenta con una gran riqueza petrolera — busca inversión extranjera con el fin de obtener fondos para su reconstrucción.

Nuri al-Maliki encabezó una delegación de alto nivel en su visita a Beijing, donde se reunirá el lunes con el primer ministro chino Wen Jiabao y con el presidente Hu Jintao el martes.

Durante el resto de su visita, que culminará el jueves, se reunirá con empresarios chinos y visitará una empresa de alta tecnología, indicó el periódico China Daily.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China Hong Lei afirmó que China e Irak han gozado de una amistad tradicional y buscarán desarrollar la cooperación económica y los intercambios culturales entre ambas naciones.

La visita tiene lugar a raíz de la cooperación entre ambos países aumentó en años recientes mientras China se convertía en uno de los mayores beneficiarios económicos de la invasión de 2003 a Irak encabezada por Estados Unidos, a la que Beijing se opuso.

Hong, que fue citado por la agencia oficial de noticias Xinhua afirmó que China está lista para trabajar con la comunidad internacional y seguirá ofreciendo asistencia para el pueblo de Irak.

Mientras que los intereses de las empresas de Occidente por las recientes subastas petroleras iraquíes fueron contenidos, China no dejó escapar contratos al minimizar los riesgos en cuestión de seguridad e inestabilidad política de Irak ante la promesa de obtener petróleo.

El gobierno de Irak aún está afectado por una violencia generalizada. Los gobiernos de Washington y Bagdad están considerando conservar más de 10.000 soldados estadounidenses en el país después más allá de que se cumpla la fecha límite de fin de año para el retiro de todos los soldados de Estados Unidos.

La empresa estatal China National Petroleum inició sus operaciones el mes pasado en el campo petrolero al-Ahdab en la región central de Irak, la primera zona importante en que se genera una producción petrolífera en el país en las últimas dos décadas, de acuerdo al China Daily. El periódico indicó que se espera que el sitio produzca cerca de 25.000 barriles de petróleo diariamente en los primeros tres años.