Aviones de la OTAN destruyeron el lunes la antena de radar del aeropuerto internacional de Trípoli, dijo la alianza, que agregó que el sistema estaba siendo usado con propósitos militares por el régimen de Moamar Gadafi.

En un comunicado, la OTAN dijo que el radar de control de tráfico aéreo del aeropuerto estaba rastreando los aviones de la alianza y proveyendo información a la defensa antiaérea libia.

"La antena, que previamente era usada para el control del tráfico aéreo civil, estaba siendo empleada por las fuerzas de Gadafi para ubicar aeronaves de la OTAN sobre Trípoli y coordinar el sistema de alerta del la defensa antiaérea", afirma el comunicado.

La OTAN, que ha bombardeado decenas de sitios de radares en la guerra de cuatro meses, dijo que la zona de restricción de vuelos sobre Libia hacía innecesario usar el radar con propósitos civiles.

La alianza occidental, que no tiene fuerzas terrestres en Libia, no dice si sus ataques aéreos resultan en bajas. La OTAN ha sido criticada por algunos por presuntamente extralimitarse del mandato del Consejo de Seguridad de la ONU que le permitió lanzar ataques aéreos contra las fuerzas de Gadafi. El consejo impuso una prohibición de vuelos y aprobó el uso de "todas las medidas" necesarias para prevenir ataques contra civiles.

A causa de limitaciones técnicas, es difícil modificar radares civiles para defensa antiaérea en la misma forma de los radares militares. Pero los radares civiles pueden ser empleados para monitorear el espacio aéreo y proveer información general sobre la velocidad y altitud de los aviones que incursionen.

Un funcionario de la OTAN dijo que eso hacía de la antena un blanco legítimo.

"No existe necesidad de que las fuerzas de Gadafi coordinen el espacio aéreo, pues el mismo y todo el tráfico han estado siendo coordinados por la OTAN desde el inicio de la implementación de la zona de restricción de vuelos", dijo el funcionario, que habló a condición de no ser identificado porque así lo estipula el reglamento.

"La OTAN controla y continuará controlando el espacio aéreo libio para garantizar el ingreso seguro de toda la ayuda humanitaria legítima y todos los vuelos diplomáticos a Libia", dijo.

La Convención Internacional sobre Aviación Civil prohíbe ataques contra aeropuertos y aviones civiles. En conflictos recientes, las partes generalmente se han abstenido de atacar radares y otros equipos de navegación.

Pero un importante analista dijo que la regla era poco acatada por sospechas de que el equipo pueda ser usado con propósitos militares, como sucedió con los bombardeos serbios contra el aeropuerto de Sarajevo durante la guerra en Bosnia y los ataques de Israel contra el aeropuerto de Beirut en el 2006.