El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibirá hoy en la Casa Blanca a varios multimillonarios que se han comprometido a contribuir con la sociedad y la economía del país, según fuentes gubernamentales.

La Casa Blanca informó de que Bill y Melinda Gates, Warren Buffett, Steve y Jean Case, Mark Zuckerberg y George Lucas, entre otros firmantes de una "Promesa de Donación", acudirán hoy al Salón de Banquetes de Estado para reunirse con el mandatario.

La "Promesa" es una iniciativa de los Gates y Buffett, lanzada en junio del año pasado y que cuenta ya con casi setenta firmantes, que han prometido que donarán para beneficencia la mayor parte de su fortuna.

Obama, en una conferencia de prensa ofrecida la semana pasada y como argumento para su propuesta de reducción del déficit que incluye un aumento de impuestos, dijo que "la gente que puede darse el lujo, los millonarios y mil millonarios pueden hacer una contribución".

Las negociaciones con los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, siguen atascadas por su oposición acérrima a cualquier incremento del endeudamiento que no esté equiparado por cortes en los gastos del gobierno, y a la mera mención de más impuestos.

Mientras que los republicanos se oponen a la imposición de tributos más elevados para los más ricos en Estados Unidos -con el argumento de que ellos son los que crean empleo-, muchos de los firmantes de la "Promesa" han indicado su disposición a contribuir a la sociedad y la economía.

Las conversaciones directas de Obama con dirigentes republicanos y demócratas del Congreso tuvieron una pausa tras una quinta sesión en la Casa Blanca el jueves pasado, y durante el fin de semana cada bando consultó a sus votantes.

Las agencias de calificación de crédito Standard & Poor y Moody's ya han advertido que el crédito de Estados Unidos podría deteriorarse si el Congreso no aprueba, antes del 2 de agosto, un incremento del endeudamiento nacional autorizado por el cuerpo legislativo.

Estados Unidos ya sobrepasó en mayo el límite actual de 14,29 billones de dólares en endeudamiento autorizado pero ha seguido funcionando con ajustes y traspasos de pagos que son normales dentro del Departamento del Tesoro.

Más allá del 2 de agosto, según han advertido Obama y numerosos portavoces de su gobierno y de su partido, el país encara una cesación de pagos que, en palabras del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sería una "catástrofe".

Los dirigentes del Senado han estado trabajando en una posible medida, propuesta por el jefe de la minoría republicana Mitch McConnell, de Kentucky, que transferiría del Congreso al Poder Ejecutiva la autoridad para ampliar el endeudamiento de Estados Unidos.

La medida permitiría que Obama eleve en 2,5 billones de dólares el empréstito pero requeriría tres votaciones del Congreso sobre el asunto antes de las elecciones generales de noviembre de 2012.