El juicio a contra de un adolescente estadounidense de 14 años que fue acusado de cometer asesinatos al servicio de un cartel del narcotráfico empezó el lunes en una localidad del estado central de Morelos.

El procesado, identificado solamente como Edgar, confesó haber asesinado a cuatro personas cuyos cuerpos decapitados aparecieron colgados de un puente en Cuernavaca, una ciudad turística colonial 80 kilómetros al sur de la capital mexicana.

El juicio se desarrollará a lo largo de esta semana a puerta cerrada por razones de seguridad, dijo Ana Virginia Pérez, magistrada presidente del tribunal unitario de justicia para adolescentes.

Edgar, también conocido como "El Ponchis", podría se condenado hasta a cinco años de prisión si se le encuentra culpable de transporte de cocaína, delincuencia organizada, homicidio y portación ilegal de armas. Autoridades estatales y federales dicen que el chico acusado pertenece al Cártel del Pacífico Sur.

El adolescente dijo haber nacido en San Diego, California, fue criado en México por su abuela. Historias sobre un niño sicario empezaron a difundirse tras la aparición en YouTube de un video en el que varios adolescentes posaban para la cámara al lado de cadáveres y armas. Un chico en el video decía que "El Ponchis" era su cómplice.

Tras el arresto de Edgar en diciembre en el aeropuerto de Cuernavaca, dijo serenamente frente a las cámaras que participó en cuatro asesinatos estando drogado y bajo amenazas. También dijo que había sido secuestrado a los 11 años y obligado a trabajar para el cártel.