Casi medio millón de jóvenes católicos de todo el mundo han formalizado su inscripción como peregrinos para acompañar al Papa Benedicto XVI en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid.

A un mes exacto de la llegada del Papa se ultiman los preparativos para el evento, que se celebra entre el 18 y el 21 de agosto en la capital española.

"Lo que queremos es que los jóvenes tengan un encuentro muy directo con el Santo Padre, que puedan estar cerca, que puedan oír el mensaje que el Santo Padre les va a decir", dijo el lunes Elena Jiménez, del comité organizador, en rueda de prensa.

Hasta la fecha, unos 450.000 personas, en su mayoría europeos, se han inscrito para participar en la Jornada. La representación latinoamericana más numerosa hasta el momento es la brasileña, con más de 13.400 jóvenes. La mayoría serán alojados en centenares de escuelas, polideportivos y parroquias habilitadas.

Se espera que la cifra de asistentes a la Jornada ronde el millón de personas, ya que muchas personas tiene previsto acudir a Madrid sin necesidad de haberse inscrito previamente.

El Pontífice participará en diversos actos durante su estancia de cuatro días en España, entre ellas un vía crucis por el centro de Madrid, en el que las 14 estaciones estarán representadas por algunas de las tallas más importantes de la Semana Santa española.

Los actos centrales de la Jornada tendrán lugar durante el sábado 20 y el domingo 21 de agosto en una enorme explanada en el aeródromo de Cuatro Vientos, a las afueras de Madrid, donde el Papa celebrará una vigilia y una misa antes de regresar a Roma.

La Jornada Mundial de la Juventud surgió en los años 80 durante el Pontificado de Juan Pablo II. Se trata de un gran evento religioso y cultural que se celebra cada tres años y que reúne a jóvenes de todo el mundo durante una semana.